Publicado en

Introducción a la ciencia política (nueva versión)”. Julio Pinto (compilador).

 

Pinto, Julio

Introducción a la Ciencia Política – 4ª edición – 4ª reimpresión – Buenos Aires

Eudeba, 2005. 

ISBN  950-23-1265-1
 
 

 

 
 

EL ESTADO

Juan Manuel Abal Medina (h)*

Facundo Patricio Nejamkis**

 

* Doctor en Ciencia Política (FLACSO-México y Georgetown University), profesor de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad Nacional de General San Martín e Investigador del CONICET.

** Licenciado en Ciencia Política (UBA), docente e investigador de la Universidad de Buenos Aires y profesor de la Universidad Nacional de Quilmes.

 
 

Introducción               

 

      El presente capítulo se propone trabajar sobre un concepto central para la ciencia política como es el de Estado. A los efectos de ser didácticos e ilustrativos, pero sin que eso signifique perder de vista la complejidad de la temática, hemos establecido un orden que nos permita acercamos a la problemática en cuestión.

      Para ello, en la primer parte, nuestra aproximación al fenómeno será en términos conceptuales. Ello implica un doble trabajo. En primer lugar, establecer las coordenadas teóricas para la aproximación. En segundo lugar, construir una definición del concepto a partir de la identificación de lo que entendemos como los elementos centrales para su análisis. Así nos concentraremos en conceptos tales como: dominación, centralidad, territorio, poder militar y burocracia. Asumiremos para ello una perspectiva explícitamente ecléctica pues nos permitirá aproximarnos al concepto desde sus múltiples aristas.

      Una vez establecidas las coordenadas del trabajo, y en función de que cuando hablamos de Estado no lo hacemos sobre un concepto estático sino, por el contrario, dinámico,

Página 185
 

que ha sufrido y sufre transformaciones posibles de ser identificadas históricamente, nos centraremos en los cambios y transformaciones que sobre el mismo han operado. Para ello, y a los efectos de delimitar temporalmente nuestra labor, analizaremos los Estados desde su constitución como sujetos modernos de la política hasta la crisis de las instituciones de lo que se conoce como Estado de bienestar keynesiano así como los cambios y transformaciones que operan sobre las instituciones estatales en un mundo que ya nadie duda en definir como globalizado. El hilo conductor de este apartado será la forma que han ido asumiendo los conceptos trabajados en la primera sección.

      Para finalizar, intentaremos vincular los conceptos de Estado y régimen político, en tanto sostenemos que existen entre ellos una relación interactiva. Utilizaremos para eso un enfoque innovador mediante la construcción de lo que denominamos modelos de política que se corresponden con las distintas formas que han ido asumiendo los Estados nacionales.

 

 

1. El concepto de Estado: marco teórico y elementos para su análisis

 

1. 1. MARCO TEÓRICO

 

      Mencionamos en la introducción la importancia que el concepto de Estado tiene para nuestra disciplina. La pregunta a formularse es el porqué de esta importancia, en que reside. Sostenemos que radica fundamentalmente en que la política es un tipo de poder que se constituye, sobre todo en la modernidad, alrededor de la idea de Estado.

      Esto nos obliga a referimos a un aspecto central para nuestro trabajo: se concentrará, al hablar de Estados, en el Estado moderno, que es una forma particular e histórica del mismo, cuyas características desentrañaremos de aquí en más. De esta manera, la pregunta obligada tiene que ver con plantearse, en primer lugar, que significa el Estado y, en segundo término, sobre las características propias del momento histórico en el que nos vamos a concentrar, al cual denominaremos de surgimiento y consolidación de los Estados nacionales.

      Es importante señalar una cuestión que a primera vista parece obvia pero que no lo es necesariamente: la existencia de un Estado, o de relaciones de poder institucionalizadas, no es una constante en la existencia de la humanidad. Más aún, la mayor parte del tiempo (estamos hablando de miles de años) los seres humanos vivieron en su condición de cazadores, recolectores, con organizaciones sociales sumamente sencillas y flexibles, en las cuales las relaciones de poder no estaban institucionalizadas ni muchos menos centralizadas. En segundo lugar, la idea de Estado está íntimamente vinculada a la existencia de una civilización en tanto ésta significa la presencia de tres instituciones básicas: el centro ceremonial, la escritura, la ciudad (Renfrew, 1972:13). En tercer lugar, y a través del argumento de Michael Mann planteado en el primer tomo de sus libros, Las Fuentes del Poder Social (1991), la aparición de la civilización es algo que no puede ser atribuido a ninguna característica evolutiva de la especie humana. Sí lo es probablemente la necesidad

 

Página 186
 

de pequeños grupos de asentarse. Sin embargo, este fenómeno no necesariamente genera la aparición de una civilización en tanto las características que identificamos previamente. Mann argumenta que las primeras civilizaciones [1] han tenido como característica común la aparición en valles fluviales donde practicaron la agricultura aluvial y de regadío (Mann, 1991: cap. 2).

      Esta revelación cobra significando en tanto el argumento que se desarrolla a partir de este hecho es el siguiente: que la civilización, la estratificación y el Estado surgen como resultado del impulso dado por este tipo de agricultura. Así, los grupos que se encontraban dispersos en dichas regiones se ven involucrados en redes debido al incentivo producido por tierras especialmente fértiles que implican una mayor inversión de fuerza de trabajo, cooperación con el otro y, fundamentalmente, la generación de un excedente. Justamente, el surgimiento de una autoridad centralizada está vinculado a la administración de los esfuerzos mencionados así como a la distribución del excedente producido (Mann, 1991: 125).

      La metáfora que el autor utiliza es la de "jaula social", en el sentido de que los hombres o los grupos que previamente a este desarrollo se encontraban dispersos y gozaban de una libertad que atentaba contra toda posibilidad de institucionalizar algún tipo de autoridad, se ven "enjaulados" en un territorio y en un red de relaciones sociales y económicas. Al mismo tiempo también concurren a este proceso dos elementos adicionales: la propiedad cuasi privada y el Estado. El primero de los elementos claramente incentivado por "la fijación territorial y social". Así, la tenencia de tierras vinculada a la familia y/o los clanes se convirtió en un poderoso instrumento de estratificación social. Por otro lado, la fluidez cada vez mayor en los contactos e intercambios, así como la necesidad de regularlos, generaron la necesidad y presencia de una autoridad centralizada, la cual en un primer momento fue ejercida por los mismos templos que tenían una función mucho más social que religiosa (Mann, 1991: 127-132).

      Sin embargo, es importante destacar, en función del propósito de este trabajo, que dichos Estados tenían una función fuertemente vinculada al rol que Mann denomina de "enjaulamiento" de las relaciones y redes de relaciones sociales. Esto significa que elementos que luego van a ser foco de nuestro análisis como la coacción y la explotación no están todavía presentes en las funciones de este tipo de proto Estados. [2]

      Prometimos concentramos en esta sección en la construcción de un marco conceptual que nos permita entender el surgimiento de los Estados modernos y, sin embargo, comenzamos con un relato histórico que se remonta a miles de años. El lector se preguntara el por qué de este recorrido. Obviamente no corresponde a ningún capricho conceptual sino

 

1. Nos estamos refiriendo a los sumerios, la civilización dcl valle del indo (actual Pakistán), la China de los Shang, Egipto, la Creta Minoica, Mesoamérica, la América Andina, todas civilizaciones que tienen como denominador común la presencia de la agricultura aluvial (Mann, 199 1: cap. 4).

2. No sólo la coacción y la explotación no están presentes, sino que el mismo Mann lo atribuye a este tipo de orden características protodemocráticas para la torna de decisiones ( 1991: 133).
Página 187
 

que por el contrario, la explicación de la aparición de los primeros proto Estados la realizamos desde un prisma similar al que vamos a utilizar para explicar el significado del concepto en sentido más amplio.

      Entendemos que la política se constituye en un espacio en el que se intersectan contradictoriamente diferentes racimos de relaciones sociales. En este espacio convergen, de forma desordenada y cambiante, las "cuatro fuentes sustantivas del poder social" definidas por Michael Mann (1997:23-27), organizándose y difundiéndose de maneras espacial e históricamente específicas.

      Las cuatro fuentes del poder social a las que Mann hace referencia son: ideológica, económica, política y militar. Cuando nos referimos al poder ideológico, entendemos que este procede de "la necesidad humana de dotar a la vida de un significado último, compartir normas y valores, y participar en prácticas estéticas y rituales" (Mann, 1997: 23-26). Los elementos asociados a este poder constituyen algo así como "el mapa cognitivo desde el que los actores interpretan su mundo" (Abal Medina e Iglesias, 1997). Es importante señalar que este tipo de poder se puede expresar en una religión, tal cual ocurrió en la antigüedad, o en algunos de los relatos característicos de la modernidad tal el caso del marxismo o el liberalismo.

      Por el contrario, el poder económico está vinculado a la distribución de la dotación de recursos económicos que produce una sociedad. [3] Así, la idea de clase está relacionada con el lugar que se ocupa en tal distribución, aunque es correcto sostener, como señala Mann, que estas clases pueden al mismo tiempo dividirse en "actores más pequeños y seccionales". De esto se deduce que en muchos casos los conflictos que aparecen en las sociedades no necesariamente son entre clases verticalmente posicionadas (tal como sugiere la teoría marxista) sino que pueden, y de hecho la mayor parte del tiempo así ha sido, asumir características horizontales (Mann, 1997: 23-26).

      El poder político está asociado, como ya señalamos en un párrafo precedente, a la utilidad de una regulación centralizada y territorial", es por ello que Mann asocia poder político a poder estatal. Nosotros optamos por definir este concepto como las variables político institucionales que hacen referencia a las reglas de diverso tipo que determinan una estructura diferencial de probabilidades para la realización de los intereses o metas de los distintos grupos sociales. En este sentido, sin lugar a dudas que el Estado, en tanto autoridad centralizada con capacidad distintiva para generar reglas, tiene un rol central. Sin

3. Hemos preferido esta definición algo más parsimoniosa de lo que hemos denominado como "poder económico", en aras de preservar la consistencia teórica del argumento tal como lo estamos presentando. Sin embargo, somos bien conscientes "que el modo habitual de plantear estas cuestiones en la literatura de la corriente principal de la sociología y la ciencia política, presenta a este nivel de modo mucho más articulado  y estructurado (῾lógica de apropiación del excedente productivo’, ῾macroeconomía’, etc.). Para los fines de nuestro trabajo, tales articulaciones y estructuraciones son un resultado probable más que un supuesto esgrimido casi como petición de principio" (Abal Medina e Iglesias, 1997).

Página 188
 

embargo, no es correcto dejar de lado la influencia netamente política que determinados actores, tales como partidos o movimientos, tienen en las sociedades aun sin ocupar lugares en el aparato estatal (Abal Medina, 1998; Mann, 1997: 23-26).

      Por último, el poder militar está vinculado al uso y organización de la fuerza física. Si bien sostenemos que en determinado momento histórico este tipo de fuente de poder ha tenido niveles importantes de autonomía, también es cierto que en función de los Estados modernos puede ser entendido como una de las diferentes facetas del poder político, restringidas en su uso por variables tanto económicas como ideológicas (Abal Medina, 1998: 5).

     Partiendo de estos supuestos podemos sostener la existencia analítica de diversas "matrices de poder social", que explican la forma particular en que ocurren los sucesos históricos. De esta manera podemos escapar de los análisis simplistas que pretenden explicar fenómenos complejos como el Estado o el capitalismo desde perspectivas reduccionistas (Abal Medina, 1998). El concepto de matriz, como opuesto al de sistema, pretende resaltar, al igual que la construcción de Mann, que no existe en las sociedades ni una lógica funcional o dialéctica ni "una estructura, que determinen en última instancia el conjunto de la vida social" (Mann, 1997: 956-957). Esto significa renegar de aquellos tipos de explicaciones que intentan asignar a algunas de las fuentes de poder una posición eternamente dominante respectó de las otras. Así, nuestro entendimiento de los procesos históricos podemos definirlo como el análisis de una combinación de procesos macro y micro sociales, en los cuales individuos y/o colectivos logran constituirse en actores, que se desenvuelven en marcos restrictivos que posibilitan probabilidades diferenciales de éxito a las acciones que estos desarrollan.

      En este sentido las características de la matriz política que se constituye durante los siglos XIV, XV, XVI, así como las transformaciones posteriores operadas, han posibilitado que el poder político asuma una forma particular y diferenciada respecto de las características que le fueron propias en la historia hasta ese momento. Esta forma particular tiene que ver con la posesión de determinados elementos, funciones y características que le son propias y distintivas. Pasamos a concentramos en ellos a continuación.

 

1.2. DOMINACIÓN, CENTRALIDAD, BUROCRATIZACIÓN, PODER MILITAR

 

     Un elemento al que necesariamente debemos referimos es el de dominación. La dominación es un concepto relacional en tanto implica la vinculación desigual entre sujetos. Es Max Weber quien ha definido con mayor precisión este concepto al señalar:

 

4. Para un desarrollo más amplio del concepto de matriz ver Cavarozzi, 1996; Acuña, 1995; Abal Medina, 1998.

5. Utilizamos explícitamente el concepto de actor en lugar de agente en tanto este último denota falta de autonomía en tanto su poder proviene de otro o de una estructura.

 

Página 189
 

Debe entenderse por dominación... la probabilidad de encontrar obediencia dentro de un grupo determinado para mandatos específicos (o para toda clase de mandatos). No es, por tanto, toda especie de probabilidad de ejercer poder o influjo sobre otros hombres. En el caso concreto esta dominación (autoridad), en el sentido indicado, puede descansar en los más diversos motivos de sumisión: desde la habituación inconsciente hasta lo que son consideraciones puramente racionales con arreglo a fines (1992: 170).

 

      La cita adquiere sentido pues entendemos al Estado moderno como "el componente específicamente político de la dominación en una sociedad territorialmente delimitada". Así, la dominación, como señalamos antes, no sólo es relacional sino que también es asimétrica en tanto implica el acceso diferencial al control de los diferentes recursos de poder que circulan socialmente (O'Donnell, 1984: 200). Como venimos sosteniendo, el acceso a esos recursos de poder proviene de las diferentes posibilidades que asigna la matriz política. Es imposible negar en este sentido que la difusión a mediados del milenio pasado de relaciones de producción capitalistas ha significado que el proceso de estratificación adquiera la particular característica de asentarse en la institución de la propiedad privada como elemento distintivo.

      Concentrémonos por un instante en este aspecto. La difusión de relaciones de producción capitalistas implica la producción de mercancías. En el mismo proceso todos los factores de producción se transforman en bienes intercambiables a los que se les asigna un valor. En apariencia, el funcionamiento de estas relaciones depende de la voluntad de quienes concurren al proceso de intercambio, sin embargo, estas relaciones precisan de una garantía autoritaria de la institución sobre la que se sostiene este andamiaje, "la propiedad privada y exclusiva de los medios de producción". Al mismo tiempo, precisa que el intercambio de la fuerza de trabajo se desarrolle libremente, es decir, que quienes poseen la fuerza de trabajo puedan tanto a concurrir libremente a ofrecerla como a desistir de hacerlo (Mann, 1997: 44).

      Planteada en forma esquemática estas características podemos sostener, siguiendo a O'Donnell, que las clases sociales articuladas en tomo a la relación desigual entre capital y trabajo, o la propiedad o no propiedad de medios de producción, suponen el conflicto constitutivo de la sociedad capitalista (1984: 202). Sin embargo, también sostenemos que esto no lleva necesariamente a la aparición de un conflicto manifiesto entre ambas en función de la afirmación marxista respecto de los intereses contradictorios e irreconciliables de las clases capitalista y proletaria.

      Por el contrarío, concurren una serie de factores que evitan el surgimiento de la conciencia de clase (esperado por el marxismo como un hecho inevitable). Estos factores son, entre otros, la idea o constitución de un "sector económico" generador de subculturas que vuelven más heterogéneas las sociedades. Por otro lado, la aparición de estratos y facciones que separan a los supuestos miembros de unas clases de las mismas (v.g. las organizaciones de profesionales, corporativas). Por último, pero fundamental para el presente trabajo, la aparición de los

Página 190
 

Estados nacionales que limitan territorialmente a las clases, mezclándolas, segmentándolas, así como constituyendo nuevas identidades (Mann, 1997: cap. 2).

     En esta línea argumentativa, así como el proceso de difusión de relaciones de producción capitalistas implicó la expropiación y concentración de la propiedad, el de constitución de los Estados modernos implicó un proceso de expropiación y concentración de los medios materiales de administración y coerción (O'Donnell, 1984: 205). Sin embargo, y siguiendo a Max Weber, no necesariamente lo uno es consecuencia de lo otro. El proceso de desarticulación de las redes de poder poliárquicas propias de la Edad Media se expresa en los intentos del monarca por concentrar la autoridad, es decir por concentrar los medios materiales de organización política [6] (Weber, 1987). De esta manera, la concentración de dichos medios devino en la aparición de un conjunto diferenciado de instituciones estatales, cuya forma particular dependerá del contexto en el cual emergen. Pero más allá de las particularidades, ese proceso de expropiación desembocó en una tendencia hacía el desarrollo de un tipo particular de organización: la burocracia. En ese sentido, para Weber, el Estado moderno en su forma ideal es el Estado burocrático. El desarrollo de una administración burocrática, contrariamente a lo que indica el sentido común, implica entre otras características, una tajante división entre política y administración, reservándose para esta última "el saber profesional especializado" así como la dominación de la "impersonalidad formalista: sine ira et studio" (1992: 178).

      Entonces aquí sí comienzan las conexiones entre un proceso y otro. En tanto la empresa capitalista moderna implica necesidad de cálculo, la forma de organización burocrática con

su apego a la ley y al expediente, así como su ya señalada impersonalización, garantizan la certeza y certidumbre necesaria.

       Recapitulando, podemos observar como la diseminación de relaciones de producción signadas por la desigualdad (nos referimos a las relaciones de producción capitalistas) se interceptan con un proceso de centralización del poder político y sus medios (incluimos dentro de éstos al poder militar), al mismo tiempo que este poder adquiere una forma organizacional específica en función de la complejidad a la que se enfrenta, a saber, la burocrática,

      Así las cosas, estamos en condiciones de ofrecer una primera definición de lo que entendemos por Estado, de la cual se desprenden sin dudas influencias de Weber, Mann, así como del marxismo en sus múltiples vertientes.

      El Estado es un conjunto diferenciado de instituciones y personal que implica una centralidad, en el sentido que las relaciones políticas irradian desde el centro y hacia el centro para abarcar un territorio delimitado (Mann, 1997: 85), y sobre el cual reclama el ejercicio del monopolio de la coerción física legítima (Weber, 1992), para garantizar un

6. No es más que el ruego de Maquiavelo a Lorenzo de Medicis, a quien en lenguaje weberiano le está diciendo ni más ni menos que inicio el proceso de concentración de los medios materiales de administración y coerción que, ya para la época, y a sus ojos, aparecían como elementos imprescindibles para ser un actor relevante en el espacio geopolítico (Maquiavelo, 1999).

Página 191
 

orden que sostiene una multiplicidad de relaciones insertas en una matriz político-social, la cual asigna probabilidades diferenciales a los actores protagonistas.

      A esto podríamos agregar cuatro elementos. Uno, que las relaciones de producción capitalistas, o mejor dicho, la propiedad privada, tiene que ver al menos en el orden moderno con lo que denominamos condiciones estructurales impuestas por la matriz imperante. Dos, que frente a esta definición, el control del Estado se convierte en un elemento central de la lucha política en tanto es potencialmente un lugar estratégico para generar cambios y/o transformaciones, inclusive potencialmente en la misma matriz. En tercer lugar, en el Estado moderno ese orden tiene las características de estar legalmente estatuido. Cuarto y último, el Estado moderno desarrolla una serie de instituciones "rutinarias, racionalizadas y formalizadas de gran alcance sobre los ciudadanos y sus territorios" (Mann, 1997: 86).

 

 

2. Desarrollo histórico del concepto

 

2. 1. LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO MODERNO

 

      Si bien las características que hemos desarrollado en la sección anterior son comunes al proceso de constitución del Estado moderno, es preciso, como señala Oszlak, observar a éste de manera dinámica, atendiendo a que el juego político entre los actores puede llevar a diferentes resultados así como al hecho de que la centralidad, territorialidad, monopolio de la fuerza física, y burocratización son categorías analíticas que no necesariamente se desarrollan tempranamente e inclusive lo hacen en forma muy variable (1999: 16).

      En este sentido, siguiendo a Oszlak, y para comprender el proceso de constitución de los Estados nacionales, utilizaremos el concepto de "estatidad" así como la adquisición en el proceso de formación de ciertas propiedades que éste define como centrales. Conviene señalar que la exposición secuencial de las mismas es meramente arbitraria y no implica relación de causalidad alguna.

      La primera de ellas es la "capacidad de externalizar su poder". Entendida como la posibilidad de obtener reconocimiento "como unidad soberana dentro de un sistema de relaciones interestatales". En segundo lugar, la "capacidad de institucionalizar su autoridad". Oszlak la define como la imposición de "una estructura de relaciones de poder que garantice su monopolio sobre los medios organizados de coerción". En tercer lugar, la "capacidad de diferenciar su control", entendida como la posibilidad de contar con un conjunto de instituciones profesionalizadas que puedan extraer recursos de la sociedad en forma legítima y controlada centralmente. Por último, la "capacidad de internalizar una identidad colectiva", a partir de la creación de símbolos generadores de pertenencia y solidaridad que refuerzan los mecanismos de dominación.

Página 192
 

2.2. LA CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS NACIONALES

 

      La primera etapa de surgimiento de los Estados nacionales está vinculada a la expansión económica, especialmente al crecimiento de los mercados de consumo. El desarrollo de estos mercados internos con la consiguiente intensificación de relaciones de intercambio, en forma análoga a lo ocurrido a los inicios de la civilización, justificaron el proceso de concentración de los recursos de poder político, expresado en los inicios en un Estado que cumplía funciones de coordinación. Un segundo elemento importante para nuestra explicación son los gastos en el arte de la guerra, los cuales se fueron incrementando con el desarrollo de armamento más complejo así como el de la táctica y la estrategia. El desarrollo de la guerra como elemento central en el sistema europeo de Estados convirtió a las estructuras feudales en obsoletas en tanto las nuevas condiciones precisaban de "administraciones mayores y más centralizadas" que pudiesen gestionar ejércitos permanentes. Fundamentalmente, lo que aparece con fuerza, y en contraposición al período anterior, son los gastos de guerra en tiempo de paz. Este elemento es empíricamente comprobable en la estructura de gastos del Estado. Así, durante los últimos cinco años del reinado de Isabel (1598 a 1603) los gastos militares ascendían al 75% del total (Mann, 199 1: cap. 14).

      Sin embargo, durante el siglo XVI estas funciones de] Estado continuaron en proceso de ampliación. Así, comenzó a intervenir en cuestiones ajenas a la guerra o la coordinación, como ya hemos señalado en párrafo anterior. ¿A qué nos referimos? Con la aparición de instancias como los parlamentos, los Estados comenzaron a legislar sobre cuestiones relativas a "regular los salarios y las condiciones de empleo, controlar la movilidad de los trabajadores y proporcionar comida a los pobres en épocas de hambruna" (Mann, 1991: 649). Sin dudas, comenzaba a delinearse la faceta capitalista del Estado moderno.

      Por otro lado, el clima intelectual e ideológico de la época fue un factor influyente en el proceso de ruptura con el viejo orden. Así, ya que hemos citado a Maquiavelo (1999), es en su obra El Príncipe (principios del siglo XVI) donde comienza a constituirse una visión autónoma de la política, separada de lo moral pero fundamentalmente de lo religioso. Luego, el nacimiento del contractualismo constituye una ruptura respecto del orden imperante en lo que hace a la idea del hombre, sus derechos, la soberanía y el Estado: fundamentalmente significa la caída de un orden religioso que tiende a ser reemplazado por uno secular. Como señala García Raggio, la revolución científica moderna "indica la terminación de un mundo y el inicio de una nueva cosmovisión" (1996:).

      Confluyeron así los procesos de aparición de una clase capitalista; centralización, concentración y ampliación de las funciones de los Estados; la revolución científica; y la aparición de los Estados del noroeste (aquellos que estaban fuera de la influencia geopolítica del papado), que en su mayoría adoptaron la religión protestante (Mann, 199 1: cap. 14). Estos elementos significaron el desplazamiento del poder de la Iglesia y la constitución de un precario equilibrio entre las incipientes naciones-estado europeas. Primariamente la paz de Augsburgo en 1555, que estableció que los súbditos habrían de seguir la religión de sus

Página 193
 

príncipes, y luego, la Paz de Westfalia en 1648, que permitió la institucionalización de un sistema interestatal al mismo tiempo que la introducción en forma clara de la idea de fronteras nacionales así como la "observancia de éstas" (Vilas, 2000: 13).

      Efectivamente, si releemos los párrafos anteriores en clave de lo que hemos definido como propiedades de la estatidad, el proceso parece dominado fundamentalmente por las propiedades 1 y 2 (externalizar su poder e institucional izar su autoridad). En cuanto al punto uno, la capacidad para externalizar su poder, implicó no sólo externalizar sino al mismo tiempo la constitución del sistema interestatal europeo. La producción intelectual de la época (siglos XVI, XVII) marca a las claras esta preocupación. A la ya citada obra de Maquiavelo, podemos agregar el naciente contractualismo en la obra de Tomas Hobbes quien, a través de su Leviatán (1992), intenta desarrollar una justificación del poder centralizado en el monarca. Sin embargo, si bien el centro de su obra es la propiedad número 2, la uno no está ausente. Mucho menos en la obra de Maquiavelo, para quien su máxima preocupación era la inserción de los distintos principados italianos en forma debilitada en un contexto en el cual Francia y España ya aparecían como Estados nacionales constituidos.

      Como ya hemos señalado, luego aparece con más fuerza el desarrollo de la propiedad número 3 (recordamos: "capacidad de diferenciar su control"), lo cual se observa no sólo mediante el incremento de los gastos estatales así como del concomitante incremento de la capacidad de extraer recursos de la sociedad, sino también en el paso de una estructura de gastos monopolizado por los de tipo militar, a una de gasto más diversificado que empieza a contener otro tipo de problemáticas como por ejemplo las cuestiones referidas las producción y al intercambio.

      Sin embargo, es necesario destacar la característica excluyente de estos Estados nacionales, en tanto se constituyen como comunidades políticas que involucran fundamentalmente a los sectores dominantes. Cada vez con mayor fuerza se establece una alianza tácita entre sectores dominantes y el Estado, producto de conveniencias mutuas. En palabras de Vilas:

 

En este desarrollo confluyeron los intereses de la emergente clase capitalista de las ciudades y los de los gobernantes. La primera buscaba eliminar los obstáculos a la expansión de las relaciones de mercado que derivaban de las redes de poder urbanas y rurales —cofradías, gremios, nobleza, terratenientes—. Los segundos estaban empeñados en centralizar el poder político, la administración fiscal y la conducción de la guerra, desmontando las bases de poder de la nobleza, la iglesia y los cuerpos estamentales (2000: 14).

 

      Sin dudas, es quizá en este momento histórico cuando la afirmación de Marx y Engels en el Manifiesto Comunista (1998) respecto del Estado como "comité de administración de negocios de la burguesía" adquiere su mayor fuerza. Sin embargo, aún quedaba un largo trecho por recorrer. La aparición de una esfera pública política y la representación,

Página 194
 

así como la posterior inclusión de las masas significarán nuevas transformaciones que analizaremos en la siguiente sección.

 

2.3. CONSOLIDACIÓN Y EXPANSIÓN

 

      Si la etapa anterior está caracterizada por la aparición y difusión de relaciones capitalistas, así como por la centralización del poder político y la concentración de los medios que le son específicos, esta nueva etapa se caracteriza por la consolidación de esos elementos así como la agregación de nuevas cuestiones: fundamentalmente nos referimos al problema de la representación.

      Sin dudas que esta etapa es la de consolidación de las relaciones capitalistas. Y con menos dudas aún, se consolida definitivamente el Estado como garante de dichas relaciones

(Poulantzas, 1979; O'Donnell, 1984). Sin embargo, la característica sobresaliente es el cuestionamiento al poder despótico monárquico. Así se constituye una esfera pública política, como espacio "sustraído a la influencia del Estado y crítico con respecto a los actos y fundamentos de éste" que no sólo significa diferenciarse del monarca sino que tiene también como característica ser un espacio propio de la burguesía, es decir que el pueblo no tiene acceso a este debate (Chartier, 1995: 33).

      En términos políticos, el reclamo de mayor participación se inscribe en los movimiento de ampliación ciudadana de la esfera civil a la de los derechos políticos (si bien todavía restringido en cuanto a quienes pueden ser ciudadanos). En términos más económicos, la presencia de una autoridad monárquica despótica se convierte en un obstáculo para la continua expansión del capitalismo en tanto como ya mencionamos éste precisa de mayor calculabilidad, más racionalidad, más previsibilidad, en lenguaje de nuestros días: mayor seguridad jurídica. La presencia de un poder despótico concentrado es un obstáculo para ello.

      De esta forma las dos instituciones fundamentales que confluyeron en este proceso fueron, por un lado la división de poderes. En tanto como señala Montesquieu (1984), la fórmula para evitar que un gobierno se convierta en tiránico pasa porque el poder contrapese al poder. Por otro lado, el desarrollo de instituciones representativas y el movimiento de ampliación del sufragio fueron elementos que permitieron una cada vez mayor inclusión de los habitantes de los Estados nacionales, lo que al mismo tiempo consolidó la construcción de los mismos.

      Volviendo a los aspectos económicos y políticos exclusivamente estatales, esta etapa se caracteriza por la profundización de los procesos iniciados en la anterior. Signados ambos por la revolución industrial y una serie de avances en las comunicaciones cualitativamente diferente de lo visto hasta la época, el proceso de consolidación de los Estados y el capitalismo se desarrollo en dos frentes. En primer lugar, la ocupación de la totalidad de los mercados que se encontraban dentro de sus fronteras. En términos de Mann, podemos nombrar a este proceso como la consolidación del

Página 195
 

enjaulamiento. [7] En segundo lugar, la continua expansión del capitalismo así como las posibilidades que ofrecían las nuevas tecnologías [8] llevo a los Estados a desarrollar una agresiva política imperialista en tanto la dimensión de los intercambios hacía imposible que la logística que esta expansión demandaba sea cubierta por actores de la sociedad civil.

      De esta forma podemos dividir la constitución de los Estados en dos etapas. Una primera, signada por un amplio desarrollo del Estado "debido al militarismo geopolítico". La segunda es un proceso en el cual cambia cualitativamente el accionar estatal sin que esto signifique necesariamente un crecimiento de sus gastos. Fundamentalmente éste se desarrolla a partir de tres áreas: 1) el desarrollo de una amplía infraestructura de comunicación; 2) una mayor intervención del Estado en la economía (especialmente en las países de industrialización tardía o que aún mantenían monarquías como formas de gobierno); 3) la incipiente creación de alguna de las formas de lo que luego sería el Estado asistencial (Mann; 1997: cap. 11). Claramente lo que desaparece en el siglo XIX es la guerra y el militarismo como factor principal del desarrollo de las estructuras estatales y por el contrario se expanden sus funciones civiles.

      Una hipótesis probable para explicar esta nueva direccionalidad podría vincularse con la idea de representación. Un Estado cada vez más representativo que, a partir de cada vez mayores niveles de consenso, comienza a ampliar sus funciones (las relaciones entre Estado y régimen político se tratarán en la última sección). Por otro lado, seguramente los tiempos de paz que predominaron durante ese siglo también ayudaron a dicha transición.

      Concluyendo, podemos afirmar que, al menos en términos de la modelización que estamos realizando, los Estados nacionales modernos cristalizaron a fines del siglo XIX como Estados: capitalistas, militaristas, representativos y nacionales. A su condición de capitalistas no tiene sentido referimos pues lo hemos hecho anteriormente. En cuanto al militarismo, éste tuvo características internas y externas: ya sea de los Estados insertos en la geopolítica, ya sea en el aseguramiento del orden interno. Más que nunca este tipo de poder, tal como señalamos en la sección 1, se convierte en una faceta del poder del Estado. La representatividad, como señala Mann, "puede situarse durante este período a lo largo de un continuo que va de la monarquía despótica a la democracia plena". Ésta se vincula con la cristalización nacional. En tanto la primera significó en sus comienzos la cuestión del "donde" participar en un conflicto político que se estableció entre los partidarios de la centralización y los de la descentralización (si bien luego la discusión se extendió a "quienes participaban") (Mann, 1991: cap. 3).

 

7. El concepto de enjaulamiento no debe ser asociado a "menos" libertad. Por el contrario, ese enjaulamiento y la naturalización de la vida social produjeron que en el marco de los mismos Estados-nación se generaran mayores libertades.

8. Nos estamos refiriendo al desarrollo de nuevas aleaciones de acero que permitieron la construcción de embarcaciones más livianas y veloces, la energía eléctrica, el ferrocarril, el telégrafo, etc. (ver Vilas, 2000).
Página 196
 

      Durante el siglo XX, especialmente después de las guerras mundiales, estas cristalizaciones tenderían a estabilizarse. Sin embargo, el Estado desarrollaría aun de manera mucho más intensa su penetración en la sociedad civil. De ese aspecto nos ocuparemos en la sección siguiente.

 

2.4. EL ESTADO DE BIENESTAR KEYNESIANO

 

      Así como la etapa anterior refiere fundamentalmente a la consolidación del Estado en tanto institución centralizada y monopolizadora de la fuerza física, la etapa a la que haremos referencia a continuación está íntimamente vinculada a lo que Oszlak denomina capacidad de diferenciar su control. Ésta es la de mayor despliegue institucional por parte del Estado, o en conceptos de este artículo, de mayor desarrollo burocrático.

      Llamamos a este capítulo Estado de bienestar keynesiano en tanto la expansión que se observa en este período responde a dos lógicas que se entrecruzan en un momento histórico determinado. Concentrémonos en la primera de ellas relacionada con la idea de bienestar. Esta idea puede ser comprendida desde dos concepciones. Una axiológica, en tanto se sostiene la necesidad de que el Estado, ya sea directamente, ya sea a través de la regulación de los mercados, provea de ciertos estándares mínimos de vida a los ciudadanos. Mayormente vinculada a la noción moderna de derechos ciudadanos y la evolución de los mismos (Marshall, 1964). Sin embargo, preferimos concentrarnos en los aspectos de la lucha y el juego político que desencadenaron nuevas formas de intervención por parte del Estado. Así, la primera experiencia vinculada a un Estado proveedor de este tipo de bienes está relacionada con esta cuestión: quien se queda con el voto de los obreros.

      Como señalamos en el capítulo anterior, el proceso de ampliación de la representación implicaba que tarde o temprano los sectores antes excluidos ingresarían o pasarían a formar parte de la comunidad política (este tema lo desarrollamos más profundamente en la sección referida a Estado y régimen político). El temor frente al peligro de que los partidos socialistas tomasen el control del gobierno generó esta incipiente reacción por parte, en este caso, del Estado alemán. Así, la decisión de Canciller Bismarck, a mediados del siglo XIX, de garantizar ciertos derechos mínimos a los trabajadores se sostiene mucho más en el temor a que los partidos socialistas ingresaran al gobierno que en la idea normativa de derechos sociales ciudadanos.

      Sin embargo, y más allá que durante este período histórico las funciones civiles del Estado se desarrollaron en forma considerable, en términos generales éste continuó siendo predominantemente un Estado liberal. Definir al Estado como liberal implica, en términos de la teoría económica, señalar que el mismo: 1) debe mantener su presupuesto en equilibrio; 2) debe permitir que los mercados se autorregulen permitiendo una vuelta natural al equilibrio luego de los períodos de recesión y crisis (Weir y Skocpol, 1985). Así, en el papel asignado al gobierno, "que procede directamente de la teoría del orden espontáneo"
Página 197
 

(Giddens, 2000: 44), éste debe sólo asegurarse "que el mecanismo que regula la producción de bienes y servicios continúe funcionando" (Hayek, 1994: 47).

      En tanto la lógica del bienestar como la idea de la ampliación de derechos ciudadanos se venía manifestando desde poco más de mediados del siglo XIX con la experiencia alemana y, según nuestra hipótesis vinculada a la ampliación de la representación, la lógica de las políticas económicas keynesianas significa una ruptura en el pensamiento hegemónico respecto del accionar estatal frente a las crisis económicas. Su nombre lo debe a la teoría de Lord Keynes, quien sostiene en su clásica obra Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero (1951), publicada en el año 1936, la posibilidad de que los Estados funcionen con déficit en sus presupuestos con el propósito de quebrar los ciclos recesivos y reanudar los ciclos de crecimiento económico.

      Sin dudas que esto significó un quiebre en dos sentidos. Uno, quizá menos relevante para nuestro trabajo, es respecto a la teoría económica dominante hasta la época. El segundo, más importante para este artículo, es asignarle al Estado una doble característica. Por un lado, que debe involucrarse en los procesos económicos. Por el otro, que en tanto actor de los mismos, es el único que tiene una lógica diferencial que le permiten generar cambios en las expectativas generales del resto de los actores. [9]

      Claramente, la intensidad de la crisis del 30 con índices de desempleo pocos veces experimentados y una recesión económica sin perspectivas de cambio en corto plazo, fueron disparadores de este cambio. Por último, la revolución rusa de 1917 y fundamentalmente la finalización de la Segunda Guerra Mundial, opera como amalgama de los dos conceptos: el de bienestar por un lado y la difusión de políticas keynesianas por el otro.

      La necesidad de asegurar la inclusión, tanto material como simbólica, de las clases obreras obedeció especialmente a dos motivos: el temor de las posibles rebeliones socialistas incrementado como consecuencia de la Revolución Rusa, y la conveniencia de asegurarse inmensas clientelas electorales a la hora de las elecciones. Al mismo tiempo, la necesidad de reconstrucción de una Europa devastada por una guerra de características sin precedentes, con poblaciones en condiciones de pobreza y mercados destruidos, fueron una oportunidad ideal para la aplicación de políticas keynesianas con el Estado como actor protagónico.

      Este modelo "amplio" de Estado suponía algún grado de "subordinación de los mercados a la política" (Luebbert, 1997: 25) y actuaba en una doble dimensión: como modernizador e integrador; como integrador en el sentido que buscaba ampliar la inclusión efectiva de las capas sociales inferiores, que se habían vuelto políticamente relevantes desde la aprobación, en la mayoría de las democracias, del sufragio universal masculino (Lipset, 1996).

 

9. El ejemplo más clásico de esta nueva forma de intervención es lo que se conoce como New Deal bajo la presidencia de Roosevelt durante la década del 30 en los Estados Unidos. Este nuevo contrato implicó un programa de déficit público con el propósito de paliar la emergencia, generar empleo mediante planes de obra pública así como ampliación de la seguridad social (Weir y Skocpol, 1985: 107).
Página 198
 

    Para responder a estas cuestiones los Estados se ampliaron generando todo un entramado de organizaciones burocráticas que iban desde la regulación de áreas económicas hasta tareas directamente productivas. Frente a un Estado de este tipo, la política adquirió una indudable centralidad. La relevancia de las decisiones estatales para la vida de los ciudadanos era enorme, en tanto creaban empleo, tasaban diferencialmente a las áreas económicas, generaban programas sociales de diversa índole, etcétera.

      Éste fue el origen de lo que luego serán llamados como los "años dorados del capitalismo", los que van desde la finalización de la segunda guerra mundial hasta fines de la década del 60 y principios de la del 70. Dorados en tanto fueron de un significativo crecimiento económico sostenido, acompañados por un importante avance en los niveles de vida de los sectores sociales hasta ese entonces excluidos.

      Para este momento los Estados nación eran el centro del sistema internacional. Habían logrado ya no sólo la monopolización de la fuerza física legítima y la centralización, sino también un nivel de penetración de la sociedad civil nunca antes observado en la historia. Denominaremos a esto como el desarrollo de "poder infraestructural" en diferenciación del "poder despótico". Y lo entendemos como la "capacidad de un Estado... de penetrar en sus territorios y llevar a cabo decisiones en el plano logístico", como señala Mann: "Se trata de un poder colectivo, un poder a través de la sociedad, que coordina la vida social a través de las infraestructuras estatales". En ese sentido y siguiendo con el argumento, podemos decir que los poderes del Estado aumentan, y cada vez "enjaulan" mayores relaciones sociales pero, al mismo tiempo, aumentan los poderes de la sociedad en tanto ésta se interpenetra cada vez más con el Estado mediante el accionar de los partidos políticos y los diferentes grupos sociales (Mann, 1997: 90).

      Sin embargo, y como señalamos en párrafos precedentes, esta situación será la dominante hasta fines de la década del 60. El esquema sobre el cual se sostenía este orden implicaba que el Estado pudiese mantener un nivel de gastos que se incrementaba año a año, apoyado en niveles de presión tributaria que los capitalistas estaban dispuestos a aceptar sin que ello significase dejar de invertir. El fenómeno que se da a fines de los 60 es justamente ése. Los costos de mantenimiento del sistema empezaron a generar "reducción de la tasa de acumulación por caída de la rentabilidad del capital, deterioro de la productividad, perdida de mercados externos, inflación, caída tendencial de los niveles de bienestar, crecimiento del desempleo" (Vilas, 2000: 18; Offe, 1990).

      Lo que definitivamente estaba herido de muerte es lo que se conoció como el consenso keynesiano de posguerra. No tiene sentido establecer una discusión en términos valorativos respecto de este tipo de políticas. No existe capitalismo sin inversión y los inversores habían decidido retirar su apoyo. El aumento desmesurado del petróleo en 1973 será el punto de inflexión para una crisis de la que emergerá un nuevo mundo con nuevas reglas de juego y nuevas ideas dominantes.
Página 199
 

2.5. EL ESTADO EN EL NUEVO ORDEN GLOBAL

 

      El mundo ha cambiado sustancialmente desde los ochenta a esta parte. Diversos autores señalan conceptos tales como posmodernidad, segunda modernidad, globalización, sociedad de la información, como características propias de esta nueva era (Beck, 1998; Castels, 1997; Giddens, 1999, 2000a, 2000b; Gray, 2000; Habermas, 2000; Lechner, 1998).      

      Utilizamos el planteo de Beck, quien define el fenómeno como "radicalización de lo modernidad", en el que una de sus características salientes es la globalización. Al respecto, y siguiendo con su argumento, la globalización no es sólo un fenómeno económico," sino que significa que no "podemos concebir a la sociedad como un contenedor organizado estatalmente". Al mismo tiempo, dicha radicalización implica mayor individualismo y, por otro lado, la aparición de las crisis ecológicas como crítica a la racionalidad del industrialismo (Beck, 2001: 14)."

      Como ya hemos señalado, estos cambios implicaron la crisis del Estado benefactor keynesiano y el cuestionamiento del espectro de políticas asociadas a éste. La conclusión acerca de la negatividad de las políticas keynesianas para el crecimiento económico en un contexto de estancamiento e inflación, pusieron al mismo tiempo en jaque el rol que debía desarrollar el Estado. Fundamentalmente, las características de la nueva matriz social posibilitan la radicalización de las políticas neoliberales, caracterizadas por una fuerte reducción del Estado tanto en su tamaño como en su funcionalidad.

      En este sentido los cambios son en varios órdenes y niveles. En primer lugar, nos encontramos en un mundo en el cual las distancias se han acortado producto fundamentalmente de los profundos cambios tecnológicos. Éstos posibilitan no sólo una mayor fluidez en los movimientos de bienes y mercancías a nivel mundial sino, y sobre todo, la circulación a grandes velocidades del capital financiero. Esto genera importantes cambios en los modos de acumulación (Castel, 1997).

      Por otro lado, no hay dudas que los cambios en el mundo del trabajo han generado transformaciones en los sistemas de estratificación social. Nos estamos refiriendo al desarrollo cada vez mayor de los sectores de servicios y la pérdida de centralidad del mundo industrial. Esta situación ha fomentado nuevas fragmentaciones al interior de los sectores subalternos. Al mismo tiempo, esto se combina con niveles cada vez mayores de individualismo así como la aparición de nuevas problemáticas que cruzan transversalmente los conflictos constitutivos de la sociedad industrial: la ecología, género, etcétera. Esta situación implica que a las críticas de

 

10. Beck denomina  a los intentos de reducir la globalización a un fenómeno exclusivamente como "globalismo" (Beck, 1998).

11. Así, y en el mismo sentido, se expresa Giddens al plantear que la universalización "no es un fenómeno económico" sino una "compleja mezcla de procesos que actúan frecuentemente de modo contradictorio, por lo que se producen conflictos, desconexiones y nuevas formas de estratificación" (2000:14).
Página 200
 

los sectores asociados al capital respecto del Estado de bienestar, se suma la pérdida de legitimidad de estas instituciones en tanto las mismas comienzan a ser visualizadas como generadoras de pérdida de autonomía por parte del individuo (Lipovetsky, 1988).

      Definitivamente, el nuevo orden global significa la pérdida de la otrora centralidad de los Estados nacionales. Esto se expresa en: 1) el retiro del Estado como actor central de los procesos económicos y su vuelta al cumplimiento de la función de gendarme previa al consenso keynesiano (Vilas, 2000); 2) la aparición y conformación de los bloques regionales (Unión Europea, Nafta, Mercosur, etc.); 3) la aparición de fenómenos asociados a las crisis de identidad nacionales como el terrorismo y el fundamentalismo; 4) este último punto resalta la aparición de nuevos conflictos con características distintivas: las guerras ya no son entre naciones necesariamente, sino que en muchos casos los Estados confrontan contra enemigos que no tienen ninguna base territorial o bien responden a identidades de tipo religiosas practicadas en forma fundamentalista.

      De esta manera, esta última sección del cuerpo central de este capitulo no intenta sacar conclusiones definitivas en tanto hace referencia a situaciones que en el mundo actual adquieren plena vigencia. Sin embargo, es importante señalar que ciertas características del orden emergente ponen en cuestión algunos de los elementos que nosotros hemos considerados como centrales a lo largo de este capítulo en el proceso de constitución de los Estados nacionales. Nuevamente en términos de Oszlak, los atributos de estatidad se ponen en duda en un mundo en el cual lo local adquiere cada vez mayor relevancia; lo regional aparece en muchos casos suplantando las funciones tradicionales del Estado; la globalización genera enormes dificultades en el cobro de impuestos a los flujos financieros internacionales; las anteriormente sólidas fronteras nacionales se convierten en porosos espacios por los que circulan enormes masas migratorias; las identidades nacionales entran en crisis producto de las dificultades de los Estados para dar cuenta de las nuevas problemáticas.

      En síntesis, lo que deseamos transmitir no necesariamente significa la idea simplificada de que la globalización viene a terminar con los Estados nación. Sino por el contrario, la complejidad de un mundo en el cual sus tradicionales instituciones se encuentran en momento de redefinición, del cual seguramente se conjugará un nuevo entramado institucional en el que los Estados seguirán existiendo pero con diferentes capacidades e inmersos en nuevas realidades en términos geopolíticos, así como en lo que refiere a las relaciones económicas y a las ideologías dominantes.

 

 

3. Estado y régimen político: los modelos de política

 

      Tradicionalmente nuestra disciplina analiza al Estado y al régimen político en andariveles separados. Tal distinción probablemente útil analíticamente puede, sin embargo, hacemos perder de vistas las múltiples relaciones que vinculan estos conceptos, especialmente a la hora de explicar los procesos de transformación sufridos por los mismos.

Página 2011
 

Con el objetivo de presentar un intento de explicación del desarrollo del Estado moderno en su sentido más propiamente político, diseñamos una construcción de modelos ideal-típicos de política que vinculan al tipo estatal específico con las modalidades que asumen el régimen político, la ciudadanía y los partidos políticos.

 

3.1. MODELO POLÍTICO LIBERAL

 

      El primer momento de desarrollo de la política moderna, que podemos llamar modelo político liberal, combinaba un modelo estatal de competencias reducidas, una sociedad que se modernizaba con el crecimiento de las relaciones sociales capitalistas y un régimen político en transición fuertemente asociado a las instituciones parlamentarias.

      En las sociedades del siglo dieciocho, el capitalismo empieza a organizar la vida social, desmantelando el orden tradicional, reforzando los procesos de desvinculación del ser humano que se vuelve "individuo", miembro de una "sociedad civil que se expandió a lo largo y ancho de la civilización europea durante el siglo XVIII" (Mann, 1997: 67). Durante estos años ocurre un proceso de construcción paralelo, pero caótico, del Estado y el régimen político, con una lenta pero progresiva ampliación del scope of sovereignty* de las nacientes

naciones-estado que acompaña la expansión de las relaciones sociales capitalistas.

      En términos de régimen político las naciones más avanzadas de la época estaban empezando a transitar el camino hacia la democracia. Primero, en la dimensión del debate público con la apertura gradual de la discusión y, dicho con los conceptos de Dahl (1971), con la transición desde hegemonías cerradas hacia hegemonías competitivas. La ciudadanía se restringía a aquellos varones, adultos que por sus propiedades materiales, su renta o su capacidad (generalmente asociada al alfabetismo) constituían el sector superior en la estratificación económica de la época. Así se habla de ciudadanía censitaria ya que era una especie de censo económico y social el que fijaba quien tenía derecho al voto y quién no (Bendix, 1974). Gradualmente, sin embargo, los regímenes políticos comienzan a abrirse con el paulatino pero persistente crecimiento de los cuerpos electorales. Es en este proceso de transición donde surgen los primeros partidos políticos en el sentido moderno.

      El desarrollo de los partidos está estrechamente ligado a las elecciones con un cuerpo electoral amplio, "el partido nace cuando se articula una relación permanente entre organizaciones electorales de base y sus representantes en las cámaras parlamentarias" (Duverger, 1996: 2 l), constituyendo una realidad nueva, distinta de las vagas asociaciones temporales de las cámaras y de las organizaciones discretas (como las logias masónicas). La primera forma organizativa que adoptaron los partidos estaba relacionada con su ámbito de desarrollo, los parlamentos de fin del siglo dieciocho y principios del diecinueve. En su trabajo sobre la representación política, Manin (1996), caracteriza

 

* Traducción: "alcance de soberanía".
Página 2021
 

la representación en las democracias parlamentarias como una relación muy directa, posible básicamente por el reducido cuerpo electoral, esto, sumado al carácter del sistema electoral uninominal en el cual el candidato se presentaba solo frente a sus rivales, originaba una relación individual entre el representante y sus electores fuertemente marcada aún por los signos del mundo aristocrático.

      Fue dentro de estos parlamentos en los que empezaron a desarrollarse los partidos, primero como meros agrupamientos coyunturales frente al tratamiento de alguna temática puntual, para ir volviéndose poco a poco más estables en relación a opiniones o tendencias permanentes; parlamentarios reformistas (whig) frente a parlamentarios conservadores (tory), por ejemplo. Estos partidos no tenían existencia por fuera de las cámaras parlamentarias, eran un grupo de representantes que se reunían en algún club y nada más, por ello son llamados partidos parlamentarios. Sin embargo, el desarrollo histórico, el crecimiento de los cuerpos electorales y la creciente radicalización que fueron tomando las disputas políticas a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX fue llevando a estos primeros partidos a "salir" de las cámaras y extenderse hacia la sociedad de una forma más permanente, apoyando en su circunscripción electoral a un parlamentario "amigo" frente a otro de opiniones diferentes. Esta nueva forma que se iba configurando se parece mucho a los primeros proto partidos parlamentarios y puede ser englobada junto con él bajo el rotulo de partido de notables o de comité [13] ya posee una estructura orgánica (muy débil, claro está) y alguna existencia en la sociedad, por fuera del parlamento.

 

3.2. MODELO DE POLÍTICA DE MASAS

 

      El período de auge de los partidos de notables estuvo acompañado por fuertes transformaciones sociales que rápidamente fueron impactando en la acción política. Se constituye un nuevo modelo de política, que podemos llamar "de masas", que es en varios sentidos la contracara del liberal; Estados amplios que regulan lo económico, sociedades que generan fuertes identidades colectivas y regímenes políticos (llamados democracias de partidos; Manin, 1997 y von Beyme, 1993) que se legitiman en la idea de la representación política de los intereses sociales.

      A lo largo del siglo XIX, las naciones centrales vivieron una "transformación monumental", en un plazo históricamente breve, con los procesos de urbanización e industrialización, que le cambiaron radicalmente la cara a las sociedades (Rustow, 1970) y al cual hemos hecho referencia en la sección anterior. En el marco de esta transformación se fue constituyendo un nuevo actor social, la clase obrera, que se organizó colectivamente enfrentada al sistema en su conjunto, inspirada ideológicamente en las diversas corrientes del socialismo que proliferaron a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX.

 

13. El caucus o comité electoral que en Duverger (1996: 21) es considerado una de las “células madres”, junto con los grupos parlamentarios de los partidos políticos modernos.

Página 203
 

    Las luchas que los actores colectivos del trabajo dieron, con el propósito de alterar el orden social y obtener mejores condiciones materiales de vida, tuvieron un papel fundamental a la hora de ampliar la ciudadanía política (Therbon, 1979), terminando con los umbrales censitarios de incorporación que caracterizaron a los regímenes políticos del siglo XIX.

      Una vez que se aceptó que el criterio numérico se convierta en el elemento central de determinación de la autoridad política (democracia), la discusión sobre los criterios de exclusión (de capacidad o censitarios) y el "umbral de incorporación" estará sujeta a análisis de costo-beneficio, con lo cual más tarde o más temprano, dependiendo de las diversas alianzas sociales (Rueschemeyer, 1992), se alcanzará el sufragio universal. [14] De esta manera, a principios del siglo XX las instituciones del régimen político se habían transformado y la moderna democracia de masas, es decir la poliarquía, se constituía sobre la base de cuerpos electorales muy amplios, heterogéneos y de gran diversidad de intereses materiales e ideales.

      Como hemos señalado en la sección referida al desarrollo de las instituciones estatales que se observa en esta etapa, la política adquirió una indudable centralidad. Con este nuevo

"entorno organizativo" los partidos políticos se enfrentaron a la necesidad imperiosa de transformarse para adecuar sus estructuras a los nuevos requerimientos que las sociedades les planteaban. El cambio en el modelo organizativo empezó con claridad con los partidos "nuevos", que surgían al calor de las luchas sociales; nos estamos refiriendo a los actores políticos que se constituyeron a partir de la clase trabajadora. Como su objetivo no era simplemente ganar el juego, sino transformarlo (Przeworski, 1988), requerían, antes que nada, organizar a sus miembros, "afiliándolos" al partido.

      La desconfianza con la que estos nuevos actores miraban al parlamento (al que se veía como la cara del sistema que se buscaba combatir) y el carácter claramente centralizado de la estructura partidaria llevaron a que los bloques parlamentarios carecieran de un poder real y fueran fuertemente controlados por la dirección general del partido; este efecto se acentuó con el tipo de sistema electoral que acompañó el desarrollo de este modelo de partido, que impulsa un voto despersonalizado en el que el elector deposita su confianza directamente en el partido y no en los candidatos que éste proponga.[15]

 

14. El sufragio universal masculino se logró primero en Suiza (1880), en Francia (1884), en Noruega (1898) y en Nueva Zelanda (1907) (Therbon, 1979).

15. Sin ninguna duda, el símbolo de las virtudes y defectos de este modelo partidario es el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), que nace en 1869 producto de la fusión de dos grupos socialistas en la ciudad de Gotha; su rápida organización y crecimiento (384.327 afiliados en 1906 frente a los 24.443 de 1869) va a dar lugar a una creciente burocratización (según Duverger, hacia 1909 el partido disponía de 3.000 militantes rentados, o sea un funcionario por cada 250 afiliados) que será imitada por varios de los otros partidos socialistas. Otro "caso emblemático" (Panebianco, 1990) de partido obrero es el Partido Laborista Británico, que surge, a diferencia del SPD, como "brazo político" de los sindicatos ingleses en el año 1900. Como señala Duverger, el Laborismo es un partido de estructura indirecta basado en la adhesión, no de miembros individuales, sino de asociaciones colectivas (los sindicatos) al partido. El carácter dependiente del Laborismo con las Trade Unions se mantendrá hasta estos años y marcara fuertemente la estructura organizativa del partido.

Página 2041
 

     La constitución de partidos de estas características va a alterar el juego político al convertirse en un fuerte desafío para los partidos políticos de otro signo ideológico, que para poder enfrentarse con éxito a semejante maquinaria política deben transformarse a sí mismos imitando en varios aspectos a sus rivales, "anclándose" en la sociedad. Esto se va a dar con igual fuerza tanto en los viejos partidos de notables" [16] como en los nuevos partidos políticos que surgen a la arena política después de las guerras mundiales. [17]

      Así, de diversas maneras, casi todos los partidos políticos principales, después de la Segunda Guerra Mundial, adoptan características organizativas que nos permiten englobarlos bajo el rótulo de partidos burocráticos de masas.

      En términos del régimen político estos partidos significan una transformación radical, básicamente porque se presentan a la elección como "representantes" de grupos sociales prepolíticos (los obreros, los católicos, los campesinos, etcétera) a los que pretenden expresar e integrar políticamente. Así, las diferencias entre los partidos parecían ser efecto y reflejo de las divisiones sociales.

      La representación política va perdiendo, de esta manera, la condición de confianza "personal" propia de los partidos de notables o de comité, para adoptar la forma de representación de intereses. Las sociedades modernas son por naturaleza heterogéneas y en ellas los partidos burocráticos de masas congregan a individuos más o menos semejantes por su status socioeconómico, sus creencias religiosas, sus actitudes y sus visiones del mundo, oponiéndolos a quienes se diferencian de ellos en relación a los mismos criterios. Así, los partidos estructuran el campo político, representando en él a los actores sociales. "La representación —nos dice Bernard Manin (1992: 23)— llegaba a ser sobre todo el reflejo de la estructura social, (...) En otras palabras, lo que se expresa aquí mediante la elección, es una escisión entre fuerzas sociales en conflicto entre sí."

      En este sentido la representación política adquiere la significación de una "puesta en escena" del conflicto social, en el escenario político el actor representativo "encarna" los intereses de los actores sociales. [18] Lipset señala al respecto: "más que ninguna otra cosa la lucha partidaria es un conflicto entre clases" (1983: 234).

 

16. El mejor ejemplo nos lo proporciona la transformación organizativa del Partido Conservador Británico en los años de entreguerras, con el fortalecimiento de la Central Office y los nuevos sistemas centralizados de información y propaganda.

17. En relación a estos últimos, las características que comparten muchos de ellos con los PBM obreros exceden lo meramente organizativo; nos referimos especialmente a los partidos confesionales cuyo modelo es la Democracia Cristiana italiana. Éstos se basan en la red de organizaciones y parroquias católicas a la vez de que en el apoyo directo de la Iglesia en términos de personal político y de recursos monetarios, constituyéndose en algo así como el "brazo político" de la Iglesia Católica. Sin embargo, la relación entre los partidos católicos y la Iglesia, no fue tan directa y simple como generalmente se cree hasta bien entrado el siglo XX, ver al respecto Von Beyme (1986:111-134).

18. El modelo representativo que presentan estos partidos puede entenderse como un caso de homología estructural entre dos juegos autónomos, el juego político y el juego social. En cada espacio de juego se juega un juego distinto, con sus propias reglas, lógica y jugadores, quienes tienen sus propios intereses (Bourdieu, 1993).
Página 205
 

  Esta característica de la política no venía dada, según nuestra opinión, por un mero reflejo de la estructura social, sino más bien por el importante rol que el Estado tenía en la pugna distributiva. Los partidos buscaban el apoyo de los electores ofreciendo paquetes de políticas estatales que los beneficiaran específicamente. Aumentar el subsidio al desempleo, favorecer impositivamente determinado sector productivo, gravar determinada importación o ampliar la cobertura sanitaria eran decisiones estatales que beneficiaban o perjudicaban de forma transparente a un determinado grupo social.

 

3.3. MODELO POLÍTICO DE LA AUDIENCIA

 

      El tercer modelo de la política moderna, al que proponemos llamar de la audiencia, hace referencia a las formas políticas de finales del siglo XX y principios del actual. Estados que han tenido que reducirse frente a la crisis de sus aparatos sociales y económicos y sociedades cada vez más individualizadas y heterogéneas llevan a un descentramiento de la política, que cede lugar frente a las relaciones mercantiles. El régimen político pierde gran parte de su carácter integrativo y representativo, primando una lógica de autorreferencialidad creciente. El modelo partidario que se inscribe en este entorno es el profesional electoral.

      Las transformaciones que se experimentan en la política desde los años setenta están claramente ligadas a los cambios en el rol de los Estados. Producto de la decadencia del modelo anterior, los Estados han ido disminuyendo sus competencias y, en cierto sentido, separándose de la esfera económica impulsados por la crisis fiscal, el déficit presupuestario y los requerimientos de competitividad de una economía globalizada.

      La reducción del papel que el Estado juega en la regulación de la vida cotidiana de los ciudadanos es un fenómeno ampliamente comentado (Offe, 1996: 196) y al que ya hemos hecho referencia; lo que aquí nos interesa es resaltar el impacto que esto tiene sobre la política misma.

      Tal como señalamos, el modelo partidario burocrático de masas se había desarrollado, en gran parte, respondiendo al Estado intervencionista, la transformación de éste debe, por lo tanto, llevar a cambios en aquel modelo. En un contexto social menos "Estado-céntrico" (Cavarozzi, 1996), las organizaciones partidarias se volverán más limitadas y, en cierto sentido, menos representativas.

      El partido va perdiendo sus referentes sociales, su grupo de referencia anterior (la clase obrera, los católicos o los francoparlantes) al no poder garantizarles políticas públicas específicas atractivas, por lo que se ve obligado a buscar apoyos de todo el mundo. "Los electorados de todo el mundo, —señala Lipset (1995)— se han vuelto mucho más volátiles, menos leales hacia partidos individuales y más propensos al cambio".

      Los elementos que Otto Kirchheimer (1966) certeramente identificaba en el catch all party*, se acentúan hasta constituir un nuevo modelo de partido, el "profesional electoral" (Panebianco, 1990: 492) y representan la necesaria adaptación partidaria en un mundo donde la política pierde su anterior centralidad. Para ello deberá "desideologizarse", asumiendo como propias todas las miradas posibles, flexibilizar sus programas y estandarizar su imagen.

 

* Traducción: "atrápalo-todo"
Página 206
 

   En las sociedades posteriores a la crisis del Estado de bienestar keynesiano es el entorno —en términos de Panebianco (1990)— el que se des-entiende de sus partidos políticos; éstos ya no podrán pretender un nivel de participación capaz de mantener sus viejas estructuras (afiliados, locales, escuelas de formación, periódicos, etcétera) y todos sus esfuerzos consistirán en garantizar ese grado mínimo de participación que es el voto.

      En este sentido resulta interesante notar como algunas de las nuevas características de los partidos políticos presentan grandes semejanzas con los partidos del siglo pasado que correspondían al modelo político "liberal". Hablar de partidos esencialmente preocupados por las elecciones, que presentan cierta vaguedad ideológica, con estructuras organizativas escasamente desarrolladas, es hablar tanto de los partidos del siglo diecinueve como de muchos partidos de la actualidad.

      Desde nuestro punto de vista, la transformación del Estado es una de las causas principales de esta mutación de los partidos; a ella debemos sumar, al menos, dos fenómenos más que operan en el mismo sentido: la creciente diferenciación social y el impacto político de los medios masivos de comunicación.

      Las sociedades actuales, llamadas posindustriales, parecen estar, en cierto sentido, mucho más desestructuradas que lo que aparecían décadas atrás. Básicamente los intereses sociales se reformulan en una clave cada vez más individualizada, perdiendo relevancia los grandes grupos colectivos típicos de la sociedad industrial y dando lugar al surgimiento de identidades colectivas "flexibles", que expresan relaciones de un tipo más voluntario que orgánico y que, por lo tanto, son más variables.

      Este fenómeno afecta a los partidos políticos reforzando lo anteriormente expuesto; cada día les es más difícil implementar políticas que se dirijan a un grupo social en especial, ya sea en la forma de propuestas electorales o de decisiones de gobierno. La diferenciación social y el consiguiente crecimiento de la llamada "sociedad civil" es un tema muy bien estudiado por la disciplina (Cohen y Arato, 1992 y Víctor Pérez-Díaz, 1993); desgraciadamente no podemos decir lo mismo de los medios masivos de comunicación. Si bien la gran mayoría de los analistas reconocen su importancia son muy pocos los trabajos que abordan científicamente su impacto sobre la política.

      Dejando de lado las fantasías optimistas de algunos pseudointelectuales que ven en la democracia contemporánea la quintaesencia de la democracia por entender a la opinión pública como el sustituto moderno del pueblo, ahora capaz de hablar por sí mismo y expresarse a través de los sondeos de opinión cotidianos, la mayoría de los estudios sobre el tema sostienen opiniones que van desde un moderado optimismo (Manin, 1996) hasta un fuerte pesimismo (Sartori, 1992 y 1997). Lo que todos ellos destacan es que el impacto de los medios masivos está transformando radicalmente la política. [19]

 

19. Sartori (1997) sostiene que la "política vídeo-plasmada" es el peor terreno para los sueños o las aspiraciones novedosas ya que por definición la opinión pública excluye todo lo que se sale de la media y constituye, como señalaba Tocqueville (1980), una especie de presión inmensa de la mentalidad de todos sobre la inteligencia de cada cual creando un consenso omnipresente y casi tiránico. La política de los mass media sería, para el autor, el reino de la mediocridad. Lipset (1995) señala que existe "un fuerte deterioro de las más grandes instituciones democráticas", en especial, de los partidos políticos. Según él, los políticos no se equivocan cuando "tienden a culpar a los medios de comunicación" por esta situación. Los indicadores de esta nueva realidad serían para él, hablándonos del caso norteamericano, un aumento "terrible" en la desconfianza de los ciudadanos frente a las instituciones democráticas, la creciente importancia del dinero en las elecciones y el cambio de naturaleza de las campañas causado por la televisión, "que presiona a los candidatos para que hablen de manera sencilla y breve". Lipset (1995) menciona distintos datos que ilustran sus argumentos, así señala, por ejemplo, que la confianza de los ciudadanos norteamericanos con el Poder Ejecutivo bajó del 41 % en 1966, al 24% en 1981 y al 12% en 1994. En esos mismos años la confianza en el Poder Legislativo descendió del 42% al 8%.
Página 207
 

 Para Manin (1996) lo que él denomina "democracia de la audiencia" se caracterizaría por la emergencia de un nuevo protagonista de la discusión pública, el elector flotante, y por un nuevo foro, los medios de comunicación, presentando muchas similitudes con el modelo democrático de las democracias liberales del siglo pasado.

      La nueva realidad política presenta elementos fuertemente antagónicos al modelo de partido tradicional de la posguerra, que lo llevarán a su transformación. En síntesis, un creciente electorado independiente o flotante, menos determinaciones estructurales a la hora del sufragio, mayor importancia de las coyunturas políticas específicas y la personalización de las campañas electorales parecen ser las consecuencias políticas más claras de la reducción del papel del Estado, del impacto de los medios de comunicación masivos y de la mayor heterogeneidad social.

      Éstas son las características más claras del modelo actual de la política occidental, que siguiendo a Manin podemos llamar "de la audiencia" y que contextualiza el entorno en el que se mueve el tipo ideal partidario "profesional electoral".

      Para comprender el modelo de partido profesional electoral es necesario aceptar que los cambios sociales y políticos antes descriptos han puesto en cuestión la función de integración social del partido político tradicional de masas. La personalización de la competencia electoral y del poder, el uso de los medios y de encuestas de opinión, el creciente peso de la imagen, el progresivo agotamiento de las pertenencias políticas y su reemplazo por el interés del electorado en temas específicos o coyunturas parece un dato permanente en los sistemas políticos actuales.

      De esta manera no resulta casual la actual tendencia hacia la implementación de sistemas electoral "mixtos" que permitan mantener la proporcionalidad propia del modelo anterior pero le sumen un componente de personalización al sufragio (Wattenberg y Shugart, 2000) para dar cuenta del creciente reclamo de partes importantes de la ciudadanía de conocer/identificar a sus representantes.

Página 208
 

3.4 CONCLUSION

 

     Los modelos de política entendidos en términos de tipos ideales, presentan una lógica interna de funcionamiento en todos sus órdenes. A la vez que nos permiten contextualizar los estudios de las transformaciones del Estado, el régimen político y los partidos, poniéndonos a salvo del peligro teleológico y ayudándonos a comprender las relaciones que se dan entre las múltiples dimensiones de la política.

     En todos los casos analizados, la lógica del proceso político induce, es decir incentiva o desincentiva, determinados comportamientos. No existen por lo tanto, leyes generales que obliguen a los actores a comportarse de tal o cual manera, habiendo siempre un amplio espacio de libertad en el cual los líderes políticos en las arenas electoral o de gobierno definirán sus intereses y los medios para alcanzarlos.

     Si bien ninguna de las dimensiones que hemos incluido en nuestros modelos de política sobredetermina a las demás, [20] tal como puede apreciarse en el cuadro existe una fuerte asociación entre los distintos elementos y es bastante evidente que el modelo de Estado existente juega un rol central al fijar los límites de las cuestiones políticamente en juego en cada ámbito espacio temporal específico.

 

20. Las implicancias políticas de la televisión, por ejemplo, están mediadas por la fortaleza de los partidos y del mismo Estado. Así, la video política de Sartori no significa lo mismo en Estados Unidos que en Gran Bretaña.
Página 209