LA DEMOCRACIA: UNA DISCUSIÓN EN TORNO

DE SUS SIGNIFICADOS

 

Sofia Respuela

 UBA

 
 

Publicado en

Introducción a la ciencia política (nueva versión)”. Julio Pinto (compilador).

 

Pinto, Julio

Introducción a la Ciencia Política – 4ª edición – 4ª reimpresión – Buenos Aires

Eudeba, 2005. 

ISBN  950-23-1265-1
 
 

LA DEMOCRACIA: UNA DISCUSIÓN EN TORNO

DE SUS SIGNIFICADOS

Indice

 

1.  La democracia clásica ..... pág 271

  

                1.1  LAS CRÍTICAS A LA DEMOCRACIA GRIEGA ..... pág 276

 

2. El ocaso del pensamiento democrático y el esbozo de la soberanía popular ..... pág 281

 

3.  La tradición republicana y la teoría democrática ..... pág 282

 

4.  Liberalismo y democracia ..... pág 285

 

5.  Recapitulando ..... pág 288

 

6. La era de la democracia: la democracia en el pensamiento contemporáneo ..... pág 290

 

                6.1  LA DEMOCRACIA DE MASAS ..... pág 291

 

                        6. 1. 1 Max Weber y la democracia plebiscitaria ..... pág 292

 

                6.2  LOS DEBATES CENTRALES EN TORNO DE LA DEMOCRACIA EN LA POSGUERRA ..... pág 293

 

                        6.2. 1 Shumpeter y la democracia como método ..... pág 293

     

            6.3  LOS DEBATES ..... pág 295

 

                        6.3.1 La teoría pluralista de la democracia .... pág 297

 

                        6.3.2 Elitismo y antielitismo ..... pág 299

 

                        6.3.3 La democracia participativa ..... pág 301

 

                6.4  UNA VISIÓN ARTICULADA DE LOS DEBATES SOBRE LA DEMOCRACIA ..... pág 305

 

              6.5 LOS PRERREQUISITOS DE LA DEMOCRACIA ..... pág 308

 

7  El "mundo" de las democracias: cambios y desafíos ..... pág 312

 

                7.1  EL ESTADO-NACIÓN, ESTADO DE DERECHO ..... pág 312

 

                7.2  ESTADO KEYNESIANO Y ESTADO DE BIENESTAR ..... pág 313

 

8  ¿El fin de un paradigma? ..... pág 318

 

LA DEMOCRACIA: UNA DISCUSIÓN EN TORNO

DE SUS SIGNIFICADOS

Sofia Respuela

 
 

En una democracia el pueblo puede hacer cualquier cosa pero debe saber que no debe hacer cualquier cosa. La democracia es el régimen de la autolimitación y es, pues, el régimen del riesgo histórico y un régimen trágico. [1]

 

      Abordar el problema de los significados de la democracia nos exige un trabajo de recopilación histórica así como de actualización de distintos debates, a fin de entender cómo ha ido evolucionando el término y cómo puede ser entendido en nuestros días. Obviamente nunca llegaremos a una respuesta única pues la democracia, sus condiciones y sus características están en continua discusión, y su definición depende del paradigma desde el cual se aborde la problemática y de los contextos sociohistóricos, económicos y políticos en los cuales se desarrollen las experiencias democráticas. Como seguramente se sabe, el término "democracia" es de origen griego y hasta allí debemos retroceder para iniciar este capítulo.

 

1.  La democracia clásica

 

      El primer antecedente de democracia y los orígenes del término se remontan a la Grecia clásica, en la primera mitad del siglo V antes de Cristo, en la forma de gobierno que

 

 

1.Cornelius Castoriadis: Los dominios del hombre: las encrucijadas del laberinto, Gedisa; Barcelona, 1988, p. 124.

 
 

Pág 272

 

experimentó la polis griega, siendo Atenas el ejemplo más representativo. De esta época y de estas prácticas proviene su definición etimológica: la democracia definida como "el gobierno del pueblo", exactamente demokratia, término compuesto por demos = pueblo y kratia = gobierno. Si bien etimológicamente, como reconoce Dahl, el término parece sencillo, sus dos componentes nos plantean dos problemas centrales: qué o quiénes constituyen el pueblo y qué significa que ellos gobiernan. Dos preguntas claves a lo largo de toda la tradición del pensamiento y debate democrático, de cuyas respuestas dependerá el contenido de esta forma de gobierno.

      Grecia constituye, en términos de Cornelius Castoriadis, el primer ejemplo de una sociedad que "delibera explícitamente sobre sus leyes y que a la vez es capaz de modificar esas leyes. En este sentido es la primera comunidad con vida política, entendida ésta como una actividad colectiva cuyo objeto es la institución de la sociedad como tal". [2] En Grecia la política es autonomía: los ciudadanos establecen y modifican sus propias leyes, son capaces de su autoinstitución. La comunidad política es absolutamente soberana, y se fundamenta en la igualdad de todos los ciudadanos. Esta igualdad se manifiesta en un doble sentido. Es isonomía, igualdad de los ciudadanos ante la ley, y es isegoría o el derecho de todo ciudadano de participar y expresarse en la asamblea. En términos de Tucídides, el demos es autónomos, autodiktos, autoteles, es decir: se rige por sus propias leyes, posee su jurisdicción independiente y se gobierna él mismo. [3]

      El fundamento de la democracia griega es la participación plena y activa de todos sus ciudadanos. Esta participación es la que los constituye en ciudadanos; renunciar a ella significa renunciar a la ciudadanía, situarse fuera de la polis. La participación en el gobierno de la polis es un elemento necesario para el desarrollo de la persona humana, uno de los medios indispensables para que los individuos desarrollen sus capacidades y facultades materiales.

 

Según la visión griega de la democracia, el ciudadano es un ser total para quien la política constituye una actividad social natural, no separada del resto de la vida (...) y para quien el gobierno y el Estado (o más bien, la polis) no son entidades remotas y ajenas, sino que la vida política es una extensión armoniosa de sí mismo. [4]

 

      El lugar fundamental de la participación era la Ecc1esia, la Asamblea, donde el pueblo, soberano, decidía sobre sus propios problemas. En ella todos los ciudadanos tenían el derecho de tomar la palabra (isegoría), sus votos tenían el mismo peso (isopsephia) y todos poseían la obligación moral de hablar con absoluta franqueza (parhesla). La participación se materializaba también en la posibilidad de todos los ciudadanos de ocupar los

 

 

2. Cornelius Castoriadis: op. cit, p.113.

3. Citado por Castoriadis, en Cornelius Castoriadis: op. cit.

4. Robert Dahl: La democracia y sus críticos, Paidós, Buenos Aires, 1991, p. 27.

 
 

Pág 273

 

cargos electivos o de ser jueces. La democracia era concebida como una relación inherente a la vida de la Polis, una "relación simbiótica". [5]

      Los ideales políticos que, en términos de Held [6], sostienen este sistema son: la igualdad entre ciudadanos, la libertad y el respeto a la ley y la justicia. Los individuos se consideran iguales entre sí y se reconocen colectivamente como soberanos capaces de crear las leyes y diseñar las instituciones adecuadas para su autogobierno, basado en la idea de bien común, que no implica que todos deban tener los mismos intereses sino poder coincidir en lo que es bueno para la ciudad. En este mundo griego no existe la división entre lo público y lo privado ni todas las diferenciaciones que adquiere la vida social del hombre en el mundo moderno, como Estado/sociedad civil, participación/representación, libertad/ igualdad.

      La democracia griega funcionaba a través de las siguientes instituciones: la Asamblea, el Consejo de los 500, los Tribunales, los magistrados y el Comité de los 50. La Asamblea, Ecclesia, estaba compuesta por toda la ciudadanía y ella trataba, discutía y decidía sobre todos los grandes asuntos que afectaban a la comunidad. El Consejo de los 500 tenía como función central organizar la Asamblea, es decir redactar su agenda, hacer borradores de la legislación, recibir iniciativas, proponer decisiones, etc. Con este Consejo colaboraba también el Comité de los 50 que, por su escaso número, era también más efectivo. Las funciones de administración de la ciudad eran llevadas a cabo por los magistrados, quienes duraban en sus cargos generalmente un año y eran elegidos por sorteo o elección. Y finalmente los Tribunales, que estaban organizados de manera similar al Consejo. En todos los casos, todas las magistraturas y los jurados eran ocupados por elección, por sorteo o por rotación, lo que aseguraba la participación de un gran número de ciudadanos en funciones oficiales, y no existía la reelección.

      Junto a estas instituciones existían otras tendientes a garantizar la participación de los ciudadanos, aumentar los medios de control, establecer responsabilidades para con la comunidad y autolimitar el poder del pueblo. Entre ellas podemos mencionar al derecho de "acusación de ilegalidad" (grphe paranomon): un ciudadano puede acusar a otro/s de incitar a la Ecclesia, al pueblo, a votar una ley ilegal; de esta manera uno tiene el derecho a proponer absolutamente todo lo que quiera ante la Ecclesia, pero debe reflexionar cuidadosamente antes de presentar una propuesta pues puede ser juzgado por ella.

 

El demos puede apelar al demos contra sí mismo: el pueblo dicta la ley, el pueblo puede equivocarse, el pueblo puede corregirse. [7]

 

 

5. Giovanni Sartori: Teoría de la Democracia, Rei, Buenos Aires, 1988, p. 344.

6. David Held: Modelos de democracia, Alianza, Madrid, 1987.

7. Ídem.

 
 

Pág 273

 

      El cuadro de la página siguiente, elaborado por David Held en Modelos de democracia, grafica perfectamente el funcionamiento institucional de la democracia griega.

      Pero toda esta democracia funcionaba a partir de determinadas características estructurales indispensables:

 

  • Ciudad-Estado pequeña (Held).
  • Economía de esclavitud, que deja tiempo libre a los ciudadanos (Held).
  • Trabajo doméstico, es decir, el trabajo de la mujer, que libera al hombre para los deberes públicos (Held).
  • Restricción de la ciudadanía a un número relativamente pequeño (Held). Eran ciudadanos solamente los varones adultos libres atenienses; estaban excluidas las mujeres, los esclavos y los extranjeros.
  • Los ciudadanos deben tener intereses suficientemente armónicos entre sí, de modo de compartir un intenso sentimiento de lo que es el bien general (Dahl).
  • Los ciudadanos deben mostrar un alto grado de homogeneidad respecto de características que, de otra manera, tenderían a generar entre ellos agudas discrepancias y conflictos políticos respecto del bien público. Entre estas características están la distribución del poder económico de los ciudadanos, del tiempo libre, la homogeneidad religiosa o idiomática, el grado de instrucción, etcétera (Dahl).
  • La cantidad de ciudadanos debe ser pequeña. fundamentalmente por tres razones: a) para evitar la heterogeneidad; b) para un mejor conocimiento de la ciudad y de los demás ciudadanos gracias a la observación, la experiencia y el debate, y c) para la reunión conjunta de todos los ciudadanos en asamblea a fin de que puedan actuar como gobernantes soberanos de su ciudad (Dahl).
  • Los ciudadanos deben estar en condiciones de reunirse para decidir en forma directa acerca de las leyes y medidas políticas (Dahl).
  • La participación de los ciudadanos no debe limitarse a la participación en la asamblea, debe incluir también la participación en la administración y el desempeño de cargos públicos (Dahl).
  • La ciudad-Estado debe ser autónoma (Dahl). [8]

 

 

8. David Held: Modelos de democracia, op. cit,, p. 50 y Robert Dahl: La democracia y sus críticos, op. cit., pp. 28-29.

 
 

Pág 275

 

La democracia clásica: Atenas*

 

 

Métodos de elección o selección: (A) Los demos elegían candidatos en proporción aproximada a su tamaño, para que les representasen en el Consejo o en otros órganos. La elección inicial se hacía al azar. Los "elegidos" pasaban a formar parte de una lista de candidatos. Finalmente, los candidatos que desempeñarían realmente el cargo eran seleccionados, de nuevo por sorteo, de esta lista. Este método pretendía igualar las posibilidades de todos de acceder a un puesto. Los mandatos de los cargos públicos eran cortos, sin posibilidad de reelección. Se pagaba a todos los candidatos elegidos por sus servicios, al igual que la asistencia a la asamblea en determinadas ocasiones, (B) Elegidos por elección directa de todos los ciudadanos y susceptibles de posteriores reelecciones. (C) El Comité se formaba por rotación de los miembros del Consejo, que desempeñaban el puesto durante una décima parte del mandato anual.

 

 

*Basado en la constitución de Clístenes, reformada el 507 a. C.

Fuentes: Finley (1963, 1983); Sabine (1963); Anderson (1974), en Held, D.: op. cit., pág. 37.

 
 

Pág 276

 

      Es necesario tener siempre en cuenta las condiciones enumeradas para subrayar que estos requisitos se hallan en oposición con las características de las sociedades modernas, y por lo tanto no es posible extrapolar modelos independientemente de los contextos en los cuales los mismos tuvieron lugar.

 

Entre muchos factores, lo que alimentó un modo de vida democrático fue quizás el surgimiento de una ciudadanía a la vez económica y militarmente independiente, en el contexto de comunidades relativamente pequeñas y compactas. Los cambios políticos tuvieron lugar en comunidades social y geográficamente acotadas, con una población de unos pocos miles de habitantes, que convivían en estrecha relación, en un centro urbano o en sus alrededores. En estas comunidades la comunicación era relativamente fácil (...) las cuestiones de culpabilidad y responsabilidad política eran prácticamente ineludibles, y el tipo de obstáculos a la participación política que plantean las sociedades grandes y complejas no eran todavía significativos. [9]

 

 

                1.1  LAS CRÍTICAS A LA DEMOCRACIA GRIEGA

 

      Una de las peculiaridades o paradojas de la democracia griega, modelo que ha servido de ejemplo para las democracias occidentales y de punto de partida de nuestras experiencias históricas, es que fue severamente criticada por los pensadores de la época que más han trascendido: Platón y Aristóteles. Con distintos argumentos, ambos consideraban a la democracia como una forma desviada, impura o injusta de gobierno.

        En su tipología de regímenes políticos Platón considera una sola forma capaz de realizar el ideal de justicia, la aristocracia, siendo las demás formas impuras e injustas. Para entender la clasificación platónica es necesario, entonces, comenzar por el concepto de justicia pero, para ello, debemos considerar algunos premisas básicas.

        Los hombres, por naturaleza, tienen aptitudes diferentes; en ellos puede predominar la razón, el valor o las pasiones. Según el elemento predominante encontraremos tres tipos de ciudadanos. Aquellos en los que la razón es el elemento predominante son los filósofos, los que pueden aprehender las verdades, alcanzar el mundo de las ideas, los que son "capaces de comprender lo que existe siempre de una manera inmutable". Aquellos en los que predomina el valor son los guardianes, los guerreros. Finalmente, aquellos en los que predominan los instintos son los artesanos, trabajadores, labradores de la tierra. Estas tres partes que encontramos en el alma de los hombres, se reproducen en la ciudad originando los tres grupos sociales descriptos.

 

 

9. David Held: Modelos de democracia, op. cit,, p. 29.

10. Platón: República, Eudeba, Buenos Aires, 1986, p. 335.

 
 

Pág 277

 

Hay tres parte en nosotros que se encargan de su función respectiva, una nos induce a aprender, otra a encolerizarnos y la tercera a desear los placeres (...) Los que formáis parte de la ciudad sois, pues, hermanos, pero el dios que os ha formado hizo entrar oro en la composición de aquellos de vosotros que sois propios para gobernar a los demás; por tanto, son éstos los más nobles; hizo entrar plata en la composición de sus auxiliares, y hierro y bronce en la de los labradores y demás artesanos  (...) la ciudad perecerá cuando sea guiada por el hierro o el bronce [11].

 

       Establecidas las partes constituyentes de una sociedad, Platón deduce el concepto de justicia. La justicia consiste, entonces, en hacer cada uno lo suyo según su propia naturaleza; es decir, cada cual debe tener en la ciudad una sola ocupación, para la cual su naturaleza lo ha dotado convenientemente mejor que para cualquier otra tarea, y debe asegurarse a cada uno la posesión de su propio bien y el ejercicio de la actividad que le es propia. "Cuando los comerciantes, los auxiliares y los guardianes se mantienen dentro de su clase y cada uno hace lo suyo, ese estado de cosas hace justa a la ciudad" [12]. La ciudad nos parece justa cuando las tres clases de naturaleza que la componen llenan las funciones que le son propias.

      Una ciudad justa es, entonces, una ciudad bien gobernada, en la cual los filósofos gobiernan, los guardianes defienden la ciudad y los artesanos, labradores, comerciantes se ocupan de ejercer sus oficios. Esta forma de gobierno perfecta y justa es la aristocracia [13].

Cualquier modificación de ésta, cualquier mezcla entre sus partes dará origen a formas impuras e injustas, formas malas y viciosas, caracterizadas por el desorden y la desorganización desde el momento en que las naturalezas de los hombres se mezclan y desempeñan funciones que no se corresponden con sus almas. Sus actos no serán justos y no lo será tampoco la ciudad. Platón establece un proceso de decadencia de la ciudad a partir de la mezcla de sus clases, proceso que determina una tipología de las formas de gobierno, desde la justa por excelencia, la aristocracia, hasta la más injusta, la tiranía.

      Tenemos entonces, por un lado a la aristocracia como forma pura y justa que se corresponde con una determinada forma de organización de la sociedad y con un tipo de hombre, y por el otro cuatro formas malas y viciosas con sus correspondientes tipos de almas individuales: timocracia, oligarquía, democracia y tiranía. El pasaje sucesivo entre estas formas se produce por la mala combinación y mezcla de las clases que componen a la sociedad. Así, cuando los filósofos se mezclan con los guardianes y el espíritu predominante vive sediento de victorias y honras y ansias de honores, nos encontramos en una

 

11. Platón: op. cit., pp. 229-230.

12. Platón: op. cit., p. 260.

13. La aristocracia es el gobierno de los filósofos, únicos capaces de percibir esencias, capaces de conocer lo bueno, lo bello, lo justo en su esencia, en tanto idea y abstracción, en tanto verdad inteligible, de aprehender la realidad, de acceder a la verdad.

 
 

Pág 278

 

timocracia: gobierna el alma donde reside la ambición y la cólera. Cuando los gobernantes son invadidos por un deseo ilimitado de riquezas nos encontramos en una oligarquía. Aquí mandan los ricos y el gobierno está basado en el censo; los pobres no participan de ninguna manera en el poder. En el alma de los gobernantes predominará el elemento pasional, el espíritu de avaricia y codicia. El gobierno de la riqueza será la causa de la aparición del tercer tipo vicioso, la democracia, es decir el gobierno de los muchos y pobres, de la masa de la población que naturalmente sólo debía dedicarse a los trabajos artesanales, el comercio y la labranza. La oligarquía, por el afán de riquezas de sus gobernantes, suele reducir a la indigencia al resto de la población.

 

La democracia nace, entonces, cuando los pobres- después de haber obtenido la victoria sobre los ricos, matan a unos, destierran a otros, y comparten con los que quedan el gobierno y los cargos públicos, distribución que por lo común suele echarse a suerte en el sistema político [14].

 

      En este sistema de gobierno habrá hombres de todas las clases. Reina la extrema licencia, la extrema libertad, nadie tiene la obligación ni de mandar ni de obedecer. La democracia "es una forma de gobierno encantadora, anárquica y pintoresca, pues establece una especie de igualdad tanto entre iguales como entre los desiguales" [15]. El hombre que habita en este sistema no posee ni orden ni control sobre su vida, sus pasiones y sus deseos, «no hay orden ni sujeción en su conducta y sigue el caprichoso curso de su vida que considera agradable, libre y dichosa" [16]. La democracia es, a su vez, el origen de la siguiente y última de las formas malas y viciosas: la tiranía, y es precisamente la característica central de aquélla, la libertad, la causa del nuevo régimen. Es el deseo inmoderado de libertad que lleva a los hombres a desear su opuesto: el exceso de autoridad y, con ella, su esclavitud. La excesiva igualdad entre gobernantes y gobernados y el reinado de la licencia más absoluta conduce a la anarquía y la esclavitud. En este nuevo gobierno un caudillo gobernará con poderes absolutos. Pero, como siempre es posible la victoria de la justicia sobre la injusticia, y del saber y la verdad sobre las sombras, las opiniones y la ignorancia, es posible el regreso desde una tiranía nuevamente a una aristocracia.

 

14. Platón: op. cit., p. 441.

15. Platón: op. cit., p. 443.

16. Platón: op. cit., p. 448.    

 
 

Pág 279

 

  Queda así expuesto el concepto negativo que posee Platón de la democracia. Con una explicación un tanto diferente, Aristóteles coincide con Platón en su evaluación contraria a este régimen de gobierno. Aristóteles [17] distinguía las formas de gobierno según sus fines. Un régimen político es "la organización de las magistraturas en las ciudades, cómo se distribuyen, cuál es el elemento soberano y cuál el fin de la comunidad en cada caso" [18]. Cuando un régimen se propone el bien común es un régimen recto; en cambio, cuando el objetivo era el beneficio y bien de los propios gobernantes, las formas de gobierno son desviaciones de las rectas. Dentro de cada uno de estos grupos (formas rectas y formas desviadas) encontramos subtipos según entre quiénes y entre cuántos se distribuyen las magistraturas.

 

 

 

17. Aristóteles: Política, Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1983.

18. Aristóteles: op. cit., p. 168.
 
 

Pág 280

 

     Así la monarquía, la aristocracia y la república son las formas de gobierno las cuales se gobierna en vistas al bien común de la polis. La tiranía puede definirse como una monarquía orientada hacia el interés del monarca, en la cual se ejerce un poder despótico sobre la comunidad. La oligarquía, por su parte, tiene lugar cuando los que gobiernan son los pocos con fortuna y lo hacen en beneficio propio. Finalmente, la democracia es el gobierno de los pobres en su propio beneficio.

      De las formas pervertidas, la democracia es la más moderada y la tiranía la peor. La democracia se caracteriza por fundarse centralmente en la igualdad, entendida por la ley como "que no sean más en nada los pobres que los ricos, sino que ambas clases sean semejantes" [19], y como la participación de todos en la mayor medida posible en el gobierno y en la libertad.

 

Una de las características de la libertad es el ser gobernado y gobernar por turno, y la justicia democrática consiste en tener todos lo mismo numéricamente y no según merecimiento. Son procedimientos democráticos los siguientes: el que todas las magistraturas sean elegidas entre todos; que todos manden sobre cada uno, y que cada uno, en su turno, sobre todos; que las magistraturas se provean por sorteo o todas, o las que no requieren experiencia o habilidades especiales; que no se funden en ninguna propiedad o en la menor posible, que la misma persona no ejerza dos veces la misma magistratura; que las magistraturas sean de corta duración; que administren justicia todos los ciudadanos, elegidos entre todos y acerca de todas las cuestiones; que la asamblea tenga soberanía sobre todas las cosas, y que los magistrados en cambio no tengan ninguna o sobre las cuestiones menos importantes. La institución más democrática es el consejo. La justicia consiste en que todos tengan numéricamente lo mismo, y lo mismo es que no gobiernen más los pobres que los ricos, ni tengan sólo los primeros la soberanía, sino todos por igual numéricamente [20].

 

      Expuestos, tanto el modelo democrático griego como las críticas de sus contemporáneos, ambos han trascendido de su mero mundo para sentar las bases del pensamiento democrático moderno, como afirma Held:

 

Tanto el modelo clásico de democracia como sus críticas han tenido un impacto duradero en el pensamiento político moderno occidental: el primero como fuente de inspiración para muchos pensadores demócratas, y las segundas como advertencia de los peligros de la política democrática [21].

 

      ¿Cuál debe ser el lugar dentro de la teoría de la democracia del modelo griego? Creo que la siguiente cita de Castoriadis nos sirve de contexto para pensar y ubicar a la democracia griega en el mundo moderno:

 

 

19. Aristóteles: op. cit., p. 175.

20. Aristóteles: op. cit., pp. 250-251.

21. David Held: Modelos de democracia, op. cit,, p. 49.

 
 

Pág 281

 

Grecia es el locus histórico-social donde se creó la democracia y la filosofía y donde, por consiguiente, están nuestros propios orígenes. En la medida en que el sentido y el vigor de esta creación no están agotados, Grecia es para nosotros un germen, no un «modelo" ni un ejemplar entre nosotros, sino un germen.

 

 

2. El ocaso del pensamiento democrático y el esbozo de la soberanía popular

 

      Un largo período de silencio en torno de la democracia caracterizará al mundo posterior a la experiencia griega y todo el apogeo de la época medieval. Fundamentalmente podemos agrupar las razones en dos categorías: por un lado el predominio de la visión religiosa y teológica del mundo y la plenitud de la dominación cristiana, de la Iglesia de Roma, sobre el mundo occidental, y por el otro la interrupción del pensamiento democrático por el surgimiento de los imperios, los Estados poderosos y los regímenes militares, y luego el advenimiento del mundo feudal de autoridad fragmentada basada en el poder del señor.

      Este dominio que el cristianismo ejercía sobre la vida social y política de los hombres desplaza las preocupaciones de cuestiones como el autogobierno, las leyes adecuadas para la ciudad, los derechos de participación, la construcción de un régimen justo, la legitimidad de la autoridad. El total predominio de la religión sobre la vida de los hombres significó

 

que la política deje de ser vista como una actividad y construcción humana, el habitante deje de ser considerado un ciudadano, para convertirse en un hombre de fe que vive en una sociedad que debe ser dirigida por aquellos situados más cerca de Dios, por los elegidos, que conducirán a los hombres por el correcto camino de la fe y la verdad cristiana. La aparición del cristianismo desplazó la preocupación sobre la relación gobernantes/gobernados y la legitimidad del poder. Con él se transformó la problemática de las fuentes de la autoridad y la acción política.[23]

     

      La nueva vida social y política está basada ahora en un mundo y en un orden extrasocietal, de verdades dogmáticas y reveladas, que no admiten discusión sino sometimiento. Contrariamente al mundo griego donde lo bueno y lo justo estaba ligado al bienestar de la polis y a la organización armónica de sus elementos, ahora lo bueno y lo justo son valores extramundanos, verdades inmutables, definidas independientemente de lo social. La preocupación ya no es la construcción de la ciudad justa a partir de la participación directa de los ciudadanos, a partir de considerar a la política como un espacio de libre determinación, sino la construcción de un mundo que respetara los principios cristianos, que estableciera la jerarquía de la Iglesia como principal elemento de dominación. La

 

 

22. Cornelius Castoriadis: op. cit, p.99.

23. David Held: Modelos de democracia, op. cit,, p. 53.

 
 

Pág 282

 

ciudad buena y justa es ahora aquella en que los hombres pueden vivir en comunidad con Dios y llevar una vida cristiana basada en la fe.

      En este nuevo mundo no hay espacio para interrogantes respecto del derecho de la autoridad para mandar, de la legitimidad de los gobernantes. La autoridad era la Iglesia, única fuente de toda legitimidad del poder, y sus representantes. En general la sociedad era concebida como un todo jerárquicamente organizado, en cuya cúspide se encontraban los representantes de Dios en la tierra, siendo el Papa la figura central de este ordenamiento.

      Respecto de la segunda causa que impidió el pensamiento democrático, es suficiente decir con Maepherson:

 

En la Edad Media no se espera encontrar, y no se encuentra, ninguna teoría de la democracia, ni ninguna exigencia de derecho democrático de voto (...) en aquella época el poder no solía residir en órganos electivos (...) Donde imperaba el feudalismo, el poder dependía de la posición social. [24]

 

      Pero a pesar de este ocaso del pensamiento democrático, Norberto Bobbio [25] reconoce, dentro de lo que denomina la "tradición de pensamiento romano-medieval", el surgimiento del concepto de "soberanía popular" y desde allí su incorporación a la teoría democrática como punto de partida indiscutible de las democracias modernas. Para este autor la teoría de la soberanía popular contrapone a la concepción descendente del poder una teoría ascendente, según la cual el poder deriva del pueblo y es delegado al príncipe. "El príncipe tiene tal autoridad porque el pueblo se la ha conferido" [26]. Esta idea de que el poder emana del pueblo trae consigo otra idea fundamental en la teoría política- es el pueblo el que posee el derecho de hacer la ley. El poder soberano consiste en el poder de hacer la ley.

 

 

3.  La tradición republicana y la teoría democrática

 

      El silencio en tomo de la democracia fue roto cuando se introdujo en el campo de la teoría política el concepto de "república". Retomando nuevamente a Norberto Bobbio y las tradiciones de pensamiento que identifica como convergentes en la democracia moderna [27],

 

 

24. C.B. Macpherson: La democracia liberal y su época, Alianza, Buenos Aires, 1991, p. 23.

25. Norberto Bobbio: "Democracia", en Diccionario de la Ciencia Política, N. Bobbio y N. Matteucci (comps.), Siglo XXI, México, 1982.

26. Norberto Bobbio: "Democracia", op. cit.

27. En su "Democracia" en el Diccionario de la Ciencia Política, Bobbio identifica tres tradiciones históricas de pensamiento que confluyen en la teoría de la democracia moderna: a) la teoría clásica, transmitida como teoría aristotélica de las tres formas de gobierno según la cual la democracia como gobierno del pueblo es distiguida de la monarquía -gobierno de uno solo- y de aristocracia-gobierno de pocos- ; b) la tradición romano-medieval de la soberanía popular, y c) la tradición republicana moderna (Bobbio: op. cit., pp. 493-497).

 

 
 

Pág 283

 

"el desarrollo de la historia romana propuso al pensamiento político... el tema de la contraposición entre reino y república o entre república y principado" [28].

      Puede considerarse a Nicolás Maquiavelo como el iniciador de esta tradición de pensamiento. En su obra El Príncipe distingue entre las repúblicas y los principados: "Cuantos Estados, cuantos dominios han tenido y tienen autoridad sobre los hombres han sido y son repúblicas y principados" [29].

 

[Esta] noción idealizada de república de Maquiavelo se transmitirá (...) hasta la revolución francesa, entendida precisamente en su contraposición al gobierno regio, como aquella forma de gobierno en la que el poder no está concentrado en las manos de uno solo sino que está distribuido diversamente en diferentes cuerpos colegiados. [30].

 

      Con Maquiavelo la política vuelve a pertenecer al ámbito de las creaciones humanas, desligada de cualquier orden extramundano, de todo sistema jerárquico determinados por criterios extrasociales, de autoridades legitimadas por la religión y de verdades absolutas.

La política es ahora lucha por el poder. Maquiavelo es uno de los responsables de la creación de un campo político autónomo, separado de la religión y que posee identidad y características propias. La política es el campo para la "virtud", el lugar donde los gobernantes deberán enfrentar a la "fortuna".

      Las preguntas respecto de por qué obedecen los hombres, respecto de la legitimidad del poder, de los límites de la autoridad y los márgenes para la autonomía ciudadana regresan con mucho vigor, y para quedarse, al centro de la teoría política.

      Para Robert Dahl el origen de la tradición republicana se encuentra en Aristóteles:

 

en el conjunto de ideas que tienen su origen en el crítico más notable de la democracia griega. Basada en Aristóteles, conformada por las experiencias de la Roma republicana y de la República de Venecia a lo largo de varios siglos, interpretada a fines del Renacimiento fundamentalmente por Nicolás Maquiavelo, fue reformulada y reinterpretada en Inglaterra y en los Estados Unidos durante los siglos XVII y XVIII. [31].

 

      Entre este conjunto de ideas el autor menciona los siguientes principios constitutivos de esta tradición de pensamiento: 

 

  • El hombre es un animal político. 
  • La asociación política es necesaria e indispensable para la realización de las potencialidades humanas. 

 

28. Norberto Bobbio: "Democracia", op. cit., p. 497.

29. Nicolás Maquiavelo: El Príncipe, tercera edición, Plus Ultra, Buenos Aires, 1984, p. 35.

30. Norberto Bobbio: "Democracia", op. cit., p. 498.

31. Robert Dahl: La democracia y sus críticos, op. cit., p. 35.

 
 

Pág 284

  • Un hombre bueno debe ser también un buen ciudadano. 
  • Un sistema político está constituido por buenos ciudadanos.
  • El ciudadano posee como atributo central y característico la virtud cívica. 
  • La virtud cívica es la inclinación de los hombres a procurar el bien en todos los asuntos públicos. 
  • El mejor sistema político es aquel basado en la igualdad de los ciudadanos en ciertos aspectos fundamentales: la igualdad ante la ley, la ausencia de dependencias, la ausencia de jerarquías, etcétera.
  • Los sistemas políticos sólo son legítimos si en su gobierno participaba todo el pueblo.

 

      La preocupación central del republicanismo es la búsqueda de mecanismos que eviten la posibilidad de la corrupción de los liderazgos y, como consecuencia directa de ello, la corrupción de la virtud cívica. Las principales amenazas a la virtud cívica provienen desde las facciones y los conflictos políticos, dado el reconocimiento de que el pueblo no es homogéneo; por ende la preocupación central es elaborar una constitución y con ella producir un diseño institucional que permita equilibrar los intereses de las distintas facciones y grupos que surgen al interior de lo social.

 

El modelo constitucional más notorio y que influirá notablemente a las democracias occidentales modernas y al derecho es la constitución de la república romana con su sistema de cónsules, senado y tribunos del pueblo. Otro de estos modelos, aparecido con mucha posterioridad, en el siglo XVIII fue la constitución inglesa en donde la monarquía se combina con la cámara de los lores y la cámara de los comunes. [32].

 

      Dahl identifica dos versiones del republicanismo, versiones que se originan a partir, fundamentalmente del desarrollo que éste tuvo en los Estados Unidos de América: el republicanismo aristocrático y el republicanismo más democrático.

      Para la versión aristocrática, si bien el pueblo debía participar en la toma de decisiones y creía en el principio de la soberanía popular, el papel del pueblo en el gobierno debía ser limitado. El pueblo no era un sujeto en el cual podía confiarse totalmente. Los muchos, las masas eran más vale impulsivas, y era necesario proteger al sistema y a las instituciones de esos impulsos. Así, la función del pueblo no es gobernar sino elegir a los gobernantes (idea que a mediados del siglo XX reaparecerá con mucha fuerza en Schumpeter), quienes decidirán sobre las cuestiones públicas teniendo en cuenta el bien común. La característica central de estos gobernantes es su superior calificación respecto de la media del pueblo. Podrán identificar el bien común a la vez que equilibrar los diferentes intereses existentes en el seno de la comunidad.

     

 

32. Robert Dahl: La democracia y sus críticos, op. cit., p. 36.

 
 

Pág 285

 

      Para el republicanismo más democrático, no es el pueblo la mayor fuente de peligros y perversiones sino los elementos aristocrático y oligárquico que existen en la comunidad.

E inversamente, la confianza para evitar las perversiones del régimen no radica en los liderazgos sino en el pueblo. En este sentido, la tarea constitucional consiste en proyectar un sistema que de algún modo supere la tendencia inevitable a la preponderancia de los pocos o de uno. A diferencia de los republicanos aristocráticos, los demócratas ven cada vez con mayor recelo la salida institucional de equilibrar con diferentes instituciones los distintos intereses. La nueva propuesta es la salida enunciada por Montesquieu: la división de las tres ramas del poder: el legislativo, el ejecutivo y el judicial, su separación constitucional e institucional.

 

 

4.  Liberalismo y democracia

 

      El surgimiento del liberalismo a partir del siglo XVH significará la aparición de una nueva forma de pensar la política, basada centralmente en las libertades individuales. Estos cambios, en general, se incorporarán a la teoría de la democracia a tal punto que, como coinciden autores de distinta tradición de discurso -desde Sartori hasta Held-, la democracia moderna es democracia liberal.

       Básicamente centrado en la preocupación de limitar el poder de la autoridad para dejar espacio al individuo y proteger al ciudadano y sus libertades frente al poder del Estado y frente a los otros, el liberalismo articula una serie de conceptos centrales: la concepción del sujeto como poseedor de derechos, la representación, el nuevo concepto de libertad y el gobierno legal y constitucional.

 

Cuestionando los poderes de las "monarquías despóticas" y sus pretensiones de "sanción divina" el liberalismo pretendió restringir los poderes del Estado y definir una esfera privada especial, independiente de la acción del Estado. En el centro de este proyecto estaba el objetivo de liberar a la sociedad civil de la interferencia política y de limitar simultáneamente la autoridad del Estado. [33].

 

      Ya el contractualismo había modificado fundamentalmente el concepto de lo social. La sociedad deja de ser considerada un orden natural al cual los hombres pertenecen naturalmente y de la cual dependen para constituirse en tanto tales. Ahora la sociedad es producto de la voluntad de los hombres: hombres libres e iguales que viviendo en un estado de naturaleza caracterizado por la libertad e igualdad de todos deciden crear la sociedad civil, y con ella el sistema político a fin de finalizar con las situaciones de guerra

 

 

33. David Held: Modelos de democracia, op. cit.

 
 

Pág 286

 

que este estado de naturaleza generaba. El contractualismo significa el origen artificial de lo social: la sociedad es producto de la creación humana, de hombres libres e iguales que pactan vivir juntos. Y en tanto libres e iguales, también en ellos residirá la soberanía popular, fundamento de la democracia y del derecho de los ciudadanos a hacer la ley y a elegir a sus representantes, El individuo es ahora el protagonista de la vida política. La concepción religiosa de la sociedad, para la cual el todo era el que otorgaba sentido a las partes y de la evolución de este todo dependía la evolución de las partes, es reemplazada por una concepción individualista de la sociedad. Además del contractualismo, Norberto Bobbio [34] identifica dos sucesos más que

 

caracterizan a la filosofía social de la época y que confluyeron en la concepción individualista de la sociedad y del Estado: el nacimiento de la economía política, o sea, de un análisis de la sociedad y de relaciones sociales cuyo sujeto es una vez más el individuo, el homo oeconomicus el individuo específico que según Adam Smith, "persiguiendo el interés propio” frecuentemente promueve el interés social de manera más eficaz que lo que pretendía realmente promover" y la filosofía utilitarista, de Bentham a Mill, según la cual el único criterio para fundamentar una ética objetiva y, por tanto, para distinguir el bien del mal (...) es a partir de consideraciones de condiciones esencialmente individuales, como el placer y el dolor, y de resolver el problema tradicional del bien común en la suma de los bienes individuales, o de acuerdo con la fórmula de Bentham, en la felicidad del mayor número.

 

      En esta sociedad constituida a partir de individuos, la libertad adquiere también otro carácter, que Benjamin Constant bautizará la "libertad de los modernos", diferenciándola de la "libertad de los antiguos".

 

El fin de los antiguos era la distribución del poder político entre todos los ciudadanos de una misma patria: ellos llamaban a esto libertad. El fin de los modernos es la seguridad en los goces privados: ellos llamaban libertad a las garantías acordadas por las instituciones para estos goces (...) Nosotros ya no podemos gozar de la libertad de los antiguos, que estaba constituida por la participación activa y constante en el poder colectivo. Nuestra libertad en cambio debe estar constituida por el gozo pacífico de la independencia privada. [35]

 

      La necesidad o la obligación de la participación no constituye un acto de libertad en el mundo moderno. Para Constant la libertad política radica en la posibilidad de la elección de la participación en la vida pública, la libertad de elegir y ser elegido. La participación

 

 

34. Norberto Bobbio: El futuro de la democracia, Fondo de Cultura Económica, México, 1986, p. 17.

35. Benjamin Constant, citado por Norberto Bobbio, en Liberalismo y democracia, Fondo de Cultura Económica, Breviarios, Buenos Aires, 1992, p. 9.
 
 

Pág 287

 

política aparece ahora como una posibilidad, una opción libre de los ciudadanos a quienes se les debe garantizar la posibilidad de elegir su participación y, de inclinarse por ella, no deben interponérsele obstáculos.

      Estos individuos libres son considerados, a su vez, sujetos de derecho, poseedores naturalmente de una serie de derechos inalienables contra los cuales ninguna autoridad puede actuar: el derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad, a la felicidad. Frente a ellos el Estado debe actuar como garante y protector de los mismos, defendiéndolos ante cualquier intervención, violación o avasallamiento posible.

 

Atribuir a alguien un derecho significa reconocer que él tiene la facultad de hacer o no hacer lo que le plazca, y al mismo tiempo el poder de resistir, recurriendo en última instancia a la fuerza propia o de los demás, contra el transgresor eventual, quien en consecuencia tiene el deber (o la obligación) de abstenerse de cualquier acto que pueda interferir con la facultad de hacer o de no hacer. [36].

 

      De la nueva concepción de lo social, de la centralidad del individuo y del concepto de "libertad negativa", el gobierno que aparece junto con el liberalismo es el gobierno representativo. Al rescatar el concepto de representación, el liberalismo modificará fundamentalmente a la democracia pues se incorporará un elemento tradicionalmente no democrático como es precisamente la representación. La dimensión de la política y la democracia se modifican: ya deja de ser democracia directa para transformarse en democracia representativa.

 

La transformación que experimentaron la teoría y la práctica democráticas como consecuencia de esta amalgama con la representación tuvo profundas consecuencias. (...) La más importante (...) fue que el gobierno popular ya no debla limitarse a los Estados pequeños sino que ahora podía extendérselo casi indefinidamente, hasta incluir vastos conglomerados humanos (...) Dentro del ámbito de los nuevos Estados nacionales pudieron florecer nuevas concepciones acerca de los derechos de las personas, la libertad y la autonomía del individuo [37].

 

      El liberalismo entendido como la "teoría y la práctica de la defensa a través del Estado constitucional de la libertad política individual" [38], como cuerpo teórico que se fue articulando alrededor del individuo y sus libertades, que defiende el Estado de derecho, las libertades individuales, el derecho a la propiedad y la economía de mercado, se transformó en un elemento constitutivo de la democracia.

 

 

36. Norberto Bobbio: Liberalismo y democracia, op. cit., p. 11.

37. Robert Dahl: La democracia y sus críticos, op. cit., p. 42.

38. Giovanni Sartori: Teoría de la Democracia, Rei, Buenos Aires, 1990, tomo II, p. 463.

 
 

Pág 288

 

La democracia es hoy en sentido amplio el nombre de una civilización o, mejor, del producto político final de la civilización occidental (...) Desde mediados del siglo pasado los ideales liberales y democráticos se han fundido y, de esa forma, han llegado a confundirse. El momento histórico que los unió borró sus caracteres respectivos. [39].

 

      En términos de Bobbio:

 

El Estado liberal no solamente es el supuesto histórico sino también jurídico del Estado democrático. El Estado liberal y el Estado democrático son interdependientes en dos formas: 1) en la línea que va del liberalismo a la democracia, en el sentido de que son necesarias ciertas libertades para el correcto ejercicio del poder democrático; 2) en la línea opuesta, la que va de la democracia al liberalismo, en el sentido de que es indispensable el poder democrático para garantizar la existencia y la persistencia de las libertades fundamentales. En otras palabras: es improbable que un Estado no liberal pueda asegurar un correcto funcionamiento de la democracia. [40].

 

 

5.  Recapitulando

 

      De todo este pensamiento clásico surgen una serie de "ideales democráticos" a partir de los cuales se pretende juzgar a las democracias de las sociedades modernas, Norberto Bobbio, en El futuro de la democracia [41], realiza un listado de estas 'falsas promesas", que creemos necesario enumerar a fin de tener un panorama claro de cómo se demarca el debate de la democracia contemporánea. Tomando como punto de partida a los autores clásicos, la democracia nos prometía: el protagonismo político individual y la centralidad del ciudadano en el sistema político: la representación de los intereses del pueblo y no de facciones o grupos (lo que supone el mandato libre de los representantes pues éstos gobernarán en vistas al bien común); el gobierno real del pueblo o de una mayoría significativa de éste: la paulatina pero constante extensión de la democracia a otros ámbitos; la visibilidad del poder y de los mecanismo de toma de decisiones y la profundización democrática y extensión de la participación a partir del aprendizaje que significa la propia vida democrática. En contraste con la realidad, lo que caracteriza a la democracia, en lugar de estos "ideales", es: el protagonismo de los grupos y actores colectivos; la representación de intereses sectoriales; la limitación de la participación a un número reducido de liderazgos y grupos; la limitación de la democracia a los mecanismos institucionales de decisiones

 

 

39. Giovanni Sartori: Teoría de la Democracia, op. cit., tomos I y II, pp. 21 y 445.

40. Norberto Bobbio: El futuro de la democracia, op. cit., pp. 15-16.

41. Norberto Bobbio: op. cit.

 
 

Pág 289

 

políticas y la persistencia de grandes centros de poder no democratizados como la empresa y la burocracia: la subsistencia de mecanismos invisibles de toma de decisiones, y la apatía y desinterés.

      La cuestión fundamental reside en ver qué tienen de "falsas promesas", y si, como lo determina Bobbio, estas "falsas promesas" no encierran un engaño sino que se transformaron en imposibles de cumplir a partir del surgimiento de nuevas realidades en las sociedades modernas de masas, no previstas por los teóricos que pensaron la democracia en su visión clásica. El secreto reside en que estas "promesas no fueron cumplidas debido a obstáculos que no fueron previstos o que sobrevinieron luego de las transformaciones de la sociedad civil" [42]. Básicamente estos obstáculos son tres:

 

a) La tecnocracia. La complejización de todas las esferas de las sociedades de masas actuales determina que las decisiones ya no puedan ser tomadas por todos o por cualquiera, sino únicamente por el que sabe; los problemas políticos requieren capacidad técnica, es decir personal cada vez más especializado, personal técnico. La democracia y la tecnocracia son antitéticas: si el protagonista de la sociedad industrial es el experto, quien lleva el papel principal en dicha sociedad no puede ser el ciudadano común y corriente. La democracia se basa en la hipótesis de que todos pueden tomar decisiones sobre todo, mientras que la tecnocracia significa que los que toman las decisiones son los pocos que poseen algún saber especializado.

 

b) La burocracia, de crecimiento continuo en las sociedades modernas. Con este crecimiento también crecen los espacios de autoridad jerárquica, no democrática.

 

c) El escaso rendimiento, entendido como la incapacidad del sistema político para poder responder a la creciente cantidad de inputs provenientes de la sociedad civil, fuente inagotable de demandas. La cantidad y rapidez de éstas son tales que ningún sistema político, por muy eficaz que fuera, es capaz de adecuarse a ellas. Pero lo que es fundamental tener en cuenta es que, si en las democracias la demanda es fácil y la respuesta difícil, en las autocracias la respuesta es fácil porque tiene la capacidad de dificultar la demanda, es más, de impedirla.

 

      Ahora bien, mi conclusión es que las falsas promesas y los obstáculos imprevistos de los que me he ocupado, no han sido capaces de transformar un régimen democrático en otro autocrático. La diferencia sustancial entre unos y otros permanece. El contenido mínimo del Estado democrático no ha decaído: garantía de los principales derechos de libertad, existencia de varios partidos en competencia, elecciones periódicas y sufragio universal decisiones colectivas o concertadas o tomadas en base al principio de mayoría, de cualquier manera siempre después del debate libre entre las partes o entre los aliados de una coalición de gobierno. [43].

 

 

42. Norberto Bobbio: op. cit., p. 26.

43. Norberto Bobbio: op. cit., p. 29.

 
 

Pág 290

 

      Es entonces a partir de estas consideraciones que puede abordarse el debate contemporáneo.

 

 

6. La era de la democracia: la democracia en el pensamiento contemporáneo

 

      La publicación en 1942 del libro Capitalismo, socialismo y democracia de Joseph Schumpeter marca un importante punto de ruptura dentro de la teoría de la democracia. Su nueva propuesta ante la necesidad de describir a las democracias reales, constituye el punto de partida de un amplio debate y renovación conceptual en tomo de la democracia y sus problemas.

      Tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, las distintas ideologías predominantes se "apropiaron" del término para calificar como democráticos a regímenes políticos y organizaciones sociales de signo ideológico muy diverso. Esta amplia y ambigua utilización del término ha desembocado en lo que Giovanni Sartori denomina una "época de democracia confusa" [44] época en la cual el término nunca ha sido tan usado, sea como sustantivo o como adjetivo, pero tampoco nunca ha estado tan vacío de contenido.

      Coincidiendo con Sartori, David Held en Modelos de democracia describe en forma similar el panorama actual de la teoría de la democracia:

 

Hoy en día casi todo el mundo dice ser demócrata, ya sean sus posturas de izquierda, centro o derecha. Los regímenes políticos de todo tipo, en por ejemplo Europa occidental---el bloque del Este y América latina, dicen ser democracias. Sin embargo, lo que cada uno de estos regímenes dice, y lo que hace, es radicalmente distinto. La democracia parece dotar de un «aura de legitimidad» a la vida política moderna: normas, leyes, políticas y decisiones parecen estar justificadas y ser apropiadas si son «democráticas». [45].

 

      Desde la teoría de la democracia se ha intentado establecer bases comunes al debate a partir de las "definiciones mínimas". Ya sea considerada como "aquel conjunto de normas y procedimientos que resultan de un acuerdo-compromiso para la resolución pacífica de los conflictos entre los actores sociales, políticamente relevantes. y los otros actores institucionales presentes en el escenario político" (Morlino) [46] o como "conjunto de reglas (primarias o fundamentales) que establecen quien está autorizado para tomar las decisiones colectivas y bajo qué procedimientos" (Bobbio) [47], se busca determinar criterios para

 

44. Giovanni Sartori: Teoría de la democracia, Rei, Buenos Aires, 1990.

45. David Held: Modelos de democracia, Alianza, Madrid, 1991, p. 15.

46. Leonardo Morlino: "Las democracias", en Manual de Ciencia Política, Gianfranco Pasquino (comp.), Alianza, Madrid, 1988, p. 83.

47. Norberto Bobbio: El futuro de la democracia, op. cit., p. 14.
 
 

Pág 291

 

identificar a las democracias reales. Pero, coincidiendo con José Nun, [48] toda práctica tiene un sentido determinado al interior de los grupos y sociedades; por lo tanto, los procedimientos en sí mismos nada nos dicen del funcionamiento y significado real de la democracia para cada comunidad.

      La teoría de la democracia se ve nuevamente sacudida en los años 70 y 80: la crisis del Estado de bienestar, la caída de los comunismos reales y las características del nuevo mercado internacional traerán consigo el desafío de volver a pensar la democracia. El triunfo, tan pregonado, de la democracia liberal significa la definitiva universalización de los procedimientos de este modelo, a la vez que deja en evidencia que los indicadores empíricos o los procedimientos poliárquicos y las definiciones mínimas son insuficientes para dar cuenta de los sistemas políticos que se dicen democráticos.

      Pareciera entonces que, dada la universalización alcanzada por el término, vivimos en la "era" de la democracia. Pero en este contexto, ¿qué significa hoy la democracia?, ¿cómo puede definírsela? A diferencia de Sartori, que encontrará una respuesta unívoca al definirla simplemente como democracia liberal, nuestra premisa básica consiste en afirmar que no existe "una" definición de democracia:

 

(...) teorías y no teoría, porque se comprenden los condicionamientos históricos que pesan tanto sobre la teoría como sobre la praxis política, impidiendo ese hecho la existencia de una teoría -y un modelo de implementación de la misma- que puedan ser válidos en cualquier circunstancia socio-histórico-cultural. Su génesis histórica es la que orientada las instituciones y prácticas democráticas. [49].

 

                6.1  LA DEMOCRACIA DE MASAS

 

      Una de las grandes transformaciones de la política moderna ha sido el sufragio universal,  

 

eje portador y diferencial de la democracia política el reconocimiento general de la subjetividad política (y jurídica) de todos los hombres y mujeres. Este perfil universal de la democracia no conoce antecedentes, sino que es el verdadero, auténtico rasgo caracterizante de la democracia de los modernos y también de la democracia de los contemporáneos (...) el sufragio universal da principio a la democracia y gobierno de todo el pueblo. [50].

 

 

48. José Nun: "La teoría política y la transición a la democracia", en Ensayos sobre la transición democrática en Argentina, Puntosur, Buenos Aires, 1987.

49. Julio Pinto: "¿Democracia de competencia o democracia de compromiso? Paradigmas, teorías y modelos de democracia", en Julio Pinto (comp.): La democracia en el pensamiento contemporáneo, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1994, tomo 1, p. 63.

50. Umberto Cerroni: Reglas y valores en la democracia, Alianza, México, 1991, p. 42.

 
 

Pág 292

 

      La irrupción de las masas en la política y su reconocimiento institucional a partir del sufragio universal introduce una nueva dinámica a la vida política, dinámica que transformará no sólo las formas de hacer política sino también de pensar la participación, la libertad, las instituciones y la democracia.

 

                        6. 1. 1 Max Weber y la democracia plebiscitaria

 

       En la teoría moderna es Max Weber uno de los primeros autores que, creemos, capta las transformaciones que impone la democracia de masas y la masificación de la política, que comprende el hecho de que la transformación de la política de clases en política de competencia entre partidos no sólo supone un cambio de forma, sino también un cambio decisivo del contenido. En este sentido, coincidiendo con Held [51], son el escepticismo y una visión sombría del futuro los determinantes de las construcciones políticas weberianas.

      Las sociedades modernas son, fundamentalmente, sociedades de masas que, en la visión weberiana, ahogaban cada vez más la posibilidad de una vida individual, la participación en la vida democrática y la posibilidad de gozar y ejercer las libertades individuales. La expansión de la burocracia como cuerpo administrativo de la dominación legal-racional constituye el cerco dentro del cual queda aprisionado el individuo.

      Weber es presa del doble juego perverso entre la necesidad e inevitabilidad de los procedimientos para garantizar la vida democrática a la vez que el efecto restrictivo de los mismos sobre las libertades individuales. En su desesperanza frente al avance de los mecanismos burocráticos que impone la democratización, Weber rescata, con escepticismo, como única posibilidad, la política, las instituciones representativas (el parlamento) y, fundamentalmente, el líder carismático.

      Si bien expone una serie de razones convincentes para centrar la atención, y en principio la posibilidad de contrarrestar la eventualidad de una dominación burocrática, en el parlamento, el reconocimiento de la lógica competitiva que impone el sufragio universal traslada su atención a los partidos políticos y a los liderazgos. El sufragio universal implica el surgimiento de asociaciones políticas que tienen como tarea central organizar al electorado, un electorado que es heterogéneo y se encuentra fragmentado y dividido por múltiples intereses. Con el rol creciente que desempeñan los partidos en la vida política al competir por los votos, el liderazgo se sitúa en el centro de la atención política y es el medio más eficaz para controlar la organización y para atraer al electorado. En términos de Held, Weber, describe a la democracia como un terreno de prueba para los líderes potenciales. La democracia es como un 'mercado', un mecanismo institucional para eliminar a los más débiles y para establecer a los más competentes en la lucha competitiva por los votos y el poder". [52]

 

 

51. David Held: Modelos de democracia, Alianza, Madrid, 1991.

52. David Held: op. cit., p. 192.

 
 

Pág 293

 

      Los partidos políticos y el liderazgo -y en menor medida el parlamento- aparecen entonces en Weber como las consecuencias de la masificación de la vida democrática a la vez que como las garantías para evitar la definitiva dominación burocrática-administrativa en el Estado moderno. "El jefe es sólo aquel al que la máquina obedece, aun por encima de la cabeza del parlamento. La creación de semejantes máquinas (burocráticas) significa, con otras palabras, el advenimiento de la democracia plebiscitaria." [53].

      En la misma línea weberiana, y dominado también por un fuerte escepticismo, Schumpeter [54] desarrolla concretamente el problema de la relación liderazgo-masas al interior de la teoría de la democracia. La lógica del nuevo espacio público lleva a Schumpeter a "describir" a las "democracias reales" en términos de un método institucional mediante el cual se elegirá a aquellos que tendrán el poder de decidir en las sociedades modernas.

 

                6.2  LOS DEBATES CENTRALES EN TORNO DE LA DEMOCRACIA EN LA POSGUERRA

 

                        6.2.1 Shumpeter y la democracia como método

     

      Preocupado por la necesidad de describir lo que las democracias realmente son, de encontrar criterios que nos sirvan para identificar a las verdaderas democracias, Schumpeter rechaza lo que denomina la "teoría clásica" de la democracia. Este modelo "clásico" se caracteriza por estar íntimamente asociado a conceptos como soberanía popular, voluntad general, interés común, y se articula en torno del protagonismo central del pueblo, un pueblo soberano que conforma un todo homogéneo, capaz de producir una voluntad colectiva que actúa en beneficio del bien común y del interés general. Así, se supone que los sujetos protagonistas de esta democracia son sujetos racionales capaces de identificar constante y continuamente aquello que constituye el bien común, discernir entre su propio interés personal y el interés general de la comunidad y actuar en beneficio de este último renunciando al primero. En esta concepción democrática no hay cabida para la noción de partes, de grupos de interés; por lo tanto, no existe la posibilidad de la representación parcial ni de mandatos imperativos, sino que se representa al todo, a ese todo homogéneo, sin fisuras, que es el pueblo soberano.

      Schumpeter polemiza precisamente con esta teorización de la democracia. Su punto de partida para la construcción de su "otra teoría" es la desarticulación de la "teoría clásica" de neto corte roussoniano. Según Schumpeter, la "teoría clásica" está asentada sobre dos supuestos erróneos. En primer lugar suponer la existencia de un interés común, y en segundo, la existencia de una voluntad general que se corresponde con aquél. Para desarticular estos conceptos Schumpeter debe cuestionar la racionalidad del sujeto protagonista de la

 

 

53. Max Weber: Economía y sociedad, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 1992, p. 1084.

54. Joseph Schumpeter: Capitalismo, socialismo y democracia, Folio, Barcelona, 1984.

 
 

Pág 294

 

teoría clásica de la democracia, pues es este sujeto racional quien puede crear la voluntad general y discernir el interés común a partir de una constante motivación y completa información para participar y decidir sobre lo "público". Pero el hombre no reúne precisamente esas cualidades; basta verlo, por ejemplo, actuar como protagonista de una acción masiva o como consumidor -totalmente influido en su elección por la propaganda y no por la reflexión y evaluación racional- para darnos cuenta de que está muy lejos de operar racionalmente. El sujeto protagonista de la "otra teoría de la democracia" es irracional, apático, manipulado y desinformado. La racionalidad de las acciones humanas puede observarse en las decisiones sobre temas de las esferas más próximas al hombre, terreno en el que su responsabilidad respecto de la decisión es bastante importante. Pero a medida que nos alejamos de esta esfera de responsabilidad directa, también nos alejamos de la posibilidad de la racionalidad de la acción. La participación activa requiere información; esto presupone una permanente predisposición a informarse, y el ciudadano de una sociedad de masas no está dispuesto a afrontar los costos de la necesaria información diaria.

 

A medida que nos alejamos de la familia y de la oficina y nos internamos en las regiones de los negocios nacionales (...) la volición individual, el conocimiento de los hechos y el método de inferencia dejan pronto de desempeñar el papel que le atribuye la teoría clásica. [55]

 

      Una racionalidad decreciente a medida que nos alejamos de la esfera próxima del individuo caracteriza a la conducta humana, llegando casi a la irracionalidad total cuando de acciones y decisiones políticas se trata. A esto debe sumarse la manipulación por parte de los "políticos-empresarios" y su propaganda para vender sus "productos" a los votantes, con lo cual se observa claramente que en la realidad esa voluntad general es creada artificialmente.

      Schumpeter niega la existencia de este "bien común" cognoscible racionalmente, pues la idea de bien depende de valores últimos, no de una lógica racional, y los individuos responden a una lógica de valores y principios últimos situados más allá de la esfera de la racionalidad. Además, suponiendo que fuera posible la articulación social de un bien común, sería imposible que universalmente se compartiera la identificación de aquello que se considera un problema social y el acuerdo, también universal, respecto de las soluciones posibles y adecuadas. Así, si es imposible la existencia de un "bien común", más aún lo es la idea de voluntad general, pues ésta tiene como base a aquél.

      Schumpeter retoma de Weber la noción de la mercantilización de la política al comparar el funcionamiento del mercado económico con el mercado político. La conducta del votante tiene las mismas características que las del consumidor. El consumidor elige en el mercado irracionalmente, desde el momento en que su opinión, sus gustos, son creados y manipulados. En esta analogía entre ambos mercados, así como los consumidores tienen

 

 

55. Joseph Schumpeter: op. cit,. p. 334.

 
 

Pág 295

 

su paralelo en los votantes, a los empresarios les corresponden los políticos, los líderes partidarios que proponen al mercado sus productos, políticas y proyectos. Y el valor fundamental para el funcionamiento de cualquier mercado es la competencia.

      Así, la "otra teoría de la democracia" o teoría del liderazgo político es definida como "un método para llegar a decisiones políticas, en el que los individuos adquieren el poder de decidir por medio de una lucha de competencia por el voto del pueblo" [56]. Se reduce, por lo tanto, la democracia. a un método electivo mediante el cual el pueblo crea un gobierno eligiendo a un líder, e inversamente a la teoría clásica, que coloca el acento en el pueblo, Schumpeter lo colocará en los líderes que se proponen y compiten libremente por el libre voto, un libre voto de votantes irracionales manipulados e influidos por la propaganda. Son los líderes los que deben llamar a la vida a las masas, despertarlas y excitar sus opiniones y voliciones, el "liderazgo despierta, organiza y estimula a los grupos y sus intereses" [57].

      La democracia queda entonces reducida a la competencia por el liderazgo, donde los líderes se constituyen en el nuevo eje del proceso político; los líderes proponen, y los no líderes, los representados no cuentan con otra instancia de participación, salvo cuando tienen la posibilidad de votar. La democracia y el gobierno son subproductos, consecuencias de la competencia. Y esto es lo que la democracia "es".

 

            6.3  LOS DEBATES

 

      Esta particular construcción teórica de la democracia moderna producirá dos ejes centrales de debate. Uno de ellos es cómo debe definirse a la democracia: si a partir de lo que realmente es -es decir, describirla empíricamente a partir de su deber ser, de su contenido prescriptivo. De un lado se han enrolado quienes continúan con esta descripción de lo que la democracia es, corrigiendo y superando a Schumpeter, y en el otro, los que definen a la democracia normativamente: la democracia es lo que es a partir de una definición de lo que debería ser. El segundo eje pasa por cuál es el rol de los liderazgos en las democracias modernas. Estos dos ejes han dado origen a los debates empirismo versus normativismo y elitismo versus antielitismo o participacionismo.

      Entre quienes recogen las raíces schumpeterianas podemos identificar, siguiendo a Mauricio Ferrara [58], tres grandes filones especulativos y de investigación: los estudios conductistas sobre la participación política, la teoría económica de la democracia y la teoría pluralista de la democracia.

      Los estudios sobre la participación y las conductas políticas han corroborado empíricamente las afirmaciones intuitivas de Schumpeter sobre la participación política respecto

 

56. Joseph Schumpeter: op. cit,. p. 343.

57. Joseph Schumpeter: op. cit.

58. Mauricio Ferrara: "Schumpeter e il debatitta della teoria ῾competitiva’ della democracia", en Rivista Italiana di Scienza Politica, diciembre de 1984, Il Mulino, Bologna.

 
 

Pág 296

 

de la apatía y el desinterés por lo público y lo alejado de la esfera de directa responsabilidad. la irracionalidad de las decisiones, y la manipulación y creación de la opinión.

      Por otro lado, la teoría económica de la democracia (Anthony Dows, Brian Barry o James Buchanan Y Gordon Tullock) [59] se diferencia de la teoría schumpeteriana por la racionalidad constante de las conductas del "votante- consumidor". La analogía entre el mercado político y el económico subsiste, pero si el mercado de Schumpeter es oligopólico y caracterizado por un consumidor irracional, para la teoría económica de la democracia, los actores son en todo momento seres racionales que se movilizan y actúan a partir de un cálculo costo-beneficio en tanto maximizadores de su interés.

      Según esta escuela, la premisa básica que guía la actividad política es la maximización de la utilidad, premisa que puede ser descompuesta en cinco postulados: [60]

  • Los actores tienen un orden de preferencia. 
  • Tienen a su alcance la información que necesitan para calcular cuál puede ser su elección mejor. 
  • Se parte de la base de que los actores no calculan las utilidades de los demás sino sólo la suya propia. 
  • Siempre se elige más utilidad, nunca menos. 
  • Las opciones posibles pueden ser clasificadas en un orden transitivo.

      De este modo, la actividad política se puede caracterizar como un “Juego” de interacción estratégica en el cual los actores toman sus decisiones en virtud de jugadas deseables, situaciones deseadas por su máxima utilidad y también costos a pagar por ellos. (...) Los “jugadores” (partidos políticos) compiten para formar coaliciones ganadoras y para obtener el máximo de votos, con el propósito de ganar un "premio" (acceder al poder), bajo ciertas reglas a las que deben ajustar sus comportamientos. Las "reglas" son restricciones que los jugadores deben respetar mientras tratan de formar las coaliciones y de conseguir los votos que les permitirán ganar. Además cada "jugador" cuenta con un "capital" con el que comienza a "jugar", y con determinada información disponible en todo lo que hace al contenido de las reglas, así como también al movimiento de los otros jugadores. [61].

 

59. James Buchanan y Gordon Tullok: El cálculo racional del consenso, Planeta-Agostini, Barcelona, 1993; Brian Barry: Los sociólogos, los economistas y la democracia, Amorrortu, Buenos Aires, 1974; Anthony Downs: Teoría económica de la democracia.

60. El desarrollo del tema se basa en el trabajo de Sebastián Saiegh: "Introducción al análisis económico de la democracia", en Julio Pinto (comp.): La democracia en el pensamiento contemporáneo, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1994, especialmente, pp. 134-136.

61. Sebastián Saiegh: op. cit., p. 135.

 
 

Pág 297

 

                        6.3.1 La teoría pluralista de la democracia

 

      Por último, del tronco schumpeteriano se desprende la teoría pluralista, cuyo autor más significativo es Robert Dahl, quien introduce algunas modificaciones importantes a la "descripción" schumpeteriana. Dahl entiende a la democracia como la posibilidad de la igualdad de participación y de control de los ciudadanos en y sobre el gobierno. Pero, dado que es imposible (por razones físicas, psíquicas, de interés personal, de formación, de ocupación, de información, etc.) el control igualitario de los gobernantes por parte de los gobernados, no podemos hablar de democracia. En este contexto, para Dahl, los teóricos del elitismo [62] tienen razón cuando afirman que el poder está en manos de minorías. La innovación de Dahl respecto de Schumpeter es la introducción de otro elemento que los elitistas no describieron: a la ley de hierro de la oligarquía se opone la "ley compensadora de la reciprocidad", pues la realidad nos muestra que hay instancias de control de los no líderes sobre los líderes. Al existir estas dos tendencias en tensión no podemos hablar de democracia, pues el poder es ejercido por minorías, pero tampoco de autocracias, porque existen instancias de control sobre los líderes gobernantes por parte de los no líderes. Dada la imposibilidad real de la democracia y puesto que este concepto designa algo inexistente, debemos descartar el término cuando queremos hablar de "democracias reales": lo que en realidad existe son poliarquías, es decir la combinación de liderazgos con control de los no líderes sobre los líderes.

      Las características e instituciones que Dahl describiera como notas típicas de la poliarquía se han convertido en los requisitos mínimos de las democracias reales: oportunidades de voto para la mayoría de los adultos; igual peso de cada voto; subordinación de los no líderes a los líderes elegidos (los no líderes deben aceptar y acatar las decisiones y formulación de políticas públicas implementadas por los líderes elegidos); subordinación de los líderes a los no líderes (líderes deben aceptar la decisión de los gobernados y abandonar pacífica y rápidamente el poder cuando los votantes eligen otros gobernantes); existencia de fuentes alternativas de información; posibilidad real de los no líderes de agruparse y presentar nuevos líderes y políticas; elección y sustitución periódica y pacífica de los funcionarios públicos mediante elecciones libres e imparciales: derecho de la mayoría de los adultos a ocupar cargos públicos presentándose como candidatos en dichas elecciones; derecho efectivo a la libertad de expresión y al acceso a diversas fuentes de información de todos los ciudadanos y derecho efectivo a formar asociaciones autónomas, incluidas las políticas, que procuren influir en el gobierno rivalizando en las elecciones y por otras vías pacíficas.

 

62. Entiéndase como teóricos del elitismo a aquellos autores como Mosca, Pareto, Michels e incluso Schumpeter que sostienen que siempre el poder, hasta en las "democracias" está en manos de pequeños grupos, de minorías (llámese elite de poder, clase gobernante, oligarquías o líderes), siendo una ficción el gobierno del pueblo y por el pueblo. Sobre este tema volveremos más adelante.

 
 

Pág 298

 

      Dahl describe poliarquías desde y para sociedades pluralistas. Hablar de una sociedad pluralista presupone el reconocimiento de la dispersión del poder, la existencia de ciudadanos con distinto tipo de intereses -que pueden ser hasta contradictorios-, la posibilidad de los ciudadanos de agruparse libremente, la existencia de grupos de interés libres, competitivos, coyunturales, voluntarios e independientes del Estado.

      En varios aspectos Dahl se distancia de Schumpeter. En esta nueva versión de la democracia el rol de los liderazgos, que en Schumpeter era más que relevante, es atenuado por el concepto de "grupo de interés", en el seno del cual los no líderes controlan a los líderes. Los grupos de interés son, para Dahl, los protagonistas de la vida política, antes que los liderazgos. Dahl considera bajo otra óptica el rol asignado a los ciudadanos. Para Schumpeter los ciudadanos eran irracionales y manipulados, incapaces de generar cualquier acción o voluntad colectiva propia, dependientes de la "llamada" (en sentido weberiano) de los líderes y, por lo tanto, no ejercían ningún control sobre los liderazgos y la cuestión pública. Para Dahl, en cambio, desempeñan un rol más activo en la vida política, En la poliarquía de Dahl los líderes no pueden desentenderse de los no líderes hasta las siguientes elecciones, pues del poder de fiscalización de los grupos para evaluar si sus representantes satisficieron sus intereses depende la renovación de su mandato y su supervivencia como líderes. Para Dahl los no líderes evalúan constantemente el desempeño y las decisiones de los liderazgos y a partir de esta evaluación emiten su voto, mientras que Schumpeter niega la posibilidad del voto como elemento de fiscalización.

      Otro aspecto que Dahl, incorpora ante el silencio schumpeteriano es la relación entre líderes. Los líderes, dado que representan a grupos (no al "pueblo", al "todo", ni a una "masa de votantes") y puesto que estos grupos son grupos de interés, deben negociar para mantener la gobernabilidad del sistema. La negociación no sólo sirve para acordar políticas en el marco de una sociedad pluralista, sino también como mecanismo de control entre los propios líderes que se obligan mutuamente a permanecer dentro del sistema, respetando las reglas de juego. Se establece así un doble control al liderazgo: por un lado un control vertical ejercido por los ciudadanos comunes, y por el otro un control horizontal en el cual los líderes se controlan mutuamente.

      Dahl y Schumpeter son considerados expositores de lo que se ha denominado teoría empírica de la democracia, es decir, la descripción de lo que la democracia es independientemente de los valores y creencias compartidas. En confrontación con esta visión, la teoría normativa de la democracia rescata el papel central de los valores, del deber ser en la construcción histórica de la democracia. Lo que la democracia es hoy en día, llámese democracia competitiva de líderes o poliarquías, es producto de los valores y creencias compartidos por la sociedad, que motivaron y se constituyeron en el motor de las luchas por la construcción de los sistemas pluralistas y libres de hoy, basados en la tolerancia, y el respeto a las libertades y a los derechos sociales. La existencia de estos valores es lo que permite pensar en futuras transformaciones, avances y profundizaciones de la democracia, las revoluciones silenciosas de Bobbio.

 
 

Pág 299

 

                        6.3.2 Elitismo y antielitismo

 

      Muy cercana al debate entre teoría normativa y empírica de la democracia, se ubica la discusión sobre el rol de las élites de poder en las democracias y el papel y la participación real de las masas, los no líderes, los representados, en el proceso de toma de decisiones públicas. La "otra teoría" de la democracia ha sido objeto de un violento ataque por parte de una serie de autores que han reaccionado ante este enfoque "elitista y conservador" de la democracia y la política. A partir de Schumpeter y su descripción de lo que la democracia es, las nuevas visiones de la democracia han bautizado a esta corriente "teoría elitista de la democracia" remontando su origen a Mosca, Pareto y Michels, de los cuales Schumpeter, Dahl y Sartori serían continuadores. El común denominador resulta, obviamente, el rol central que para todos ellos juegan las élites en las democracias, conclusión a la que generalmente llegan a partir de un análisis exhaustivo de la realidad (de allí el estrecho vínculo entre ambos debates). Por lo tanto, los antielitistas critican este realismo, pues al describir la democracia "tal cual es" se está legitimando y avalando la supremacía de las élites en las sociedades industriales modernas.

      Mosca con su teoría de la «clase dirigente», Pareto y las "élites de poder", Michels y su "ley de hierro de la oligarquía" constituyen los antecedentes de la democracia competitiva schumpeteriana. Según estos autores, el poder está irremediable e inevitablemente en manos de las élites. Schumpeter y Dahl, al afirmar que las democracias en realidad constituyen mecanismos mediante los cuales las élites se proponen y son elegidas por medio del voto (generalmente única instancia de participación), son considerados continuadores de esta corriente.

      Muchas críticas han surgido como reacción a estas teorías centradas en los fenómenos de los liderazgos y de la democracia competitiva [63]. Las más importantes y frecuentes en general van dirigidas a la ficción de la "teoría clásica" de la democracia construida por Schumpeter; a su concepción de los ciudadanos; al rol asignado a los liderazgos; a la falacia de ser "solamente una descripción" de las democracias reales alejada de toda influencia de valores y sin consideración de algún tipo de deber ser; a la concepción restringida de lo político, y a la presentación de su modelo como un modelo alternativo de democracia.

      Varios autores coinciden en sostener el carácter ficcional de la "democracia clásica" de Schumpeter. y afirman que, al elaborar la teoría de la democracia como una alternativa o respuesta a la teoría "clásica", está englobando dentro de esta construcción toda una gama de autores muy diferentes entre sí, que no pueden ser encasillados bajo el mismo rótulo: los dos Mill, Bentham, Rousseau no pueden ser analizados sin realizar diferenciación alguna entre ellos (Pateman). Sostienen también que el primer error de Schumpeter

 

 

63. Véanse por ejemplo, Anthony Birch: The concepts and theories of modern democracy, Londres y Nueva York; Carole Patema: op. cit., C.B. Macpherson: La democracia liberal y su época, Alianza, Buenos Aires, 1991; Peter Bachrach: Crítica de la teoría elitista de la democracia, Amorrortu, Buenos Aires, 1973; David Held: Modelos de democracia, Alianza, Madrid, 1991.

 
 

Pág 300

 

es considerar su definición como una definición alternativa a la doctrina de la democracia clásica, pues al hacerlo está demostrando su ignorancia respecto de la historia de las ideas políticas (Birch). Agregan que el modelo "clásico" es en realidad una confusa mezcla de la democracia preindustrial y de los modelos de democracia como protección y democracia como desarrollo (Macpherson). O, finalmente, dicen que la concepción de Schumpeter

 

representa una curiosa amalgama de teorías, combinando elementos de una variedad de modelos bastante distintos; se alude a ideas utilitaristas y roussonianas, así como, creo yo, a ciertas nociones marxistas acerca de la integración del Estado y la sociedad. Las ideas de que existe una teoría clásica, tal como él la llamaba, tiene poco sentido y debería desecharse [64].

 

      En términos de Carole Pateman, Schumpeter ha tenido su mayor triunfo al lograr que su "teoría de la democracia, su noción de la teoría clásica, su caracterización de la democracia como método de elección de líderes, y el rol marginal de la participación hayan sido aceptados por la mayoría de los teóricos de la democracia" [65].

      Respecto de su "descripción empírica de la democracia", una de las críticas centrales proviene de Peter Bachrach, quien afirma que en realidad esta teoría, que se presenta con un enfoque en gran medida explicativo antes que normativo y que tiene como meta aclarar cómo funcionan los sistemas democráticos vigentes antes que sugerir cómo deberían operar, lo que en realidad hace es reflejar

 

la acogida dispensada a la estructura actual de poder y a las decisiones de la élite en las grandes sociedades industriales Esta teoría general pretende estar por encima de las ideologías pero está, en verdad, profundamente enraizada en una ideología, que se funda a su vez en un hondo recelo hacía la mayoría de los hombres y mujeres corrientes y en la confiada creencia de que las élites establecidas preservarán los valores de la civilidad y las reglas del juego democrático [66].

 

       Este "presunto realismo" de la teoría competitiva y/o pluralista de la democracia implica la pérdida de la dimensión normativa del concepto democracia.

      Para Maepherson es un modelo "elitista, pluralista de equilibrio":

 

Es pluralista en el sentido de que parte del supuesto de que la sociedad a la que debe adaptarse un sistema político democrático moderno es una sociedad plural, es decir, una sociedad formada por individuos cada uno de los cuales se ve atraído en muchas direcciones por sus diversos intereses (...) Es elitista en el sentido de que asigna el papel principal en el

 

 

64. David Held: Modelos ..., op. cit., p. 207.

65. Carole Patema: Participation and Democratic Theory, Cambridge, University Press, 1970.

66. Peter Bachrach: La definición del elitismo democrático, p. 146.

 
 

Pág 301

 

proceso político a grupos dirigentes que se escogen a sí mismos. Es un modelo de equilibrio en el sentido de que presenta el proceso democrático como un sistema que mantiene el equilibrio entre la oferta y la demanda de mercaderías políticas [67].

     

      Esta idea de democracia como equilibrio se origina en la analogía entre mercado económico y mercado político que realizan los autores de esta corriente:

 

En el modelo económico se suponía que los empresarios y los consumidores eran maximizadores racionales de su propio bien y actuaban en circunstancias de libre competencia, en las cuales se llevaban al mercado todas las energías y todos los recursos, con el resultado de que el mercado producía la distribución óptima del trabajo, el capital y los bienes de consumo. Asimismo, en el modelo político, se suponía que los políticos y los votantes eran maximízadores racionales y actuaban en circunstancias de libre competencia política, con el resultado de que el sistema político, análogo al mercado, producía una distribución óptima de energías políticas y bienes políticos (...) Este modelo no sólo presupone que el hombre político, al igual que el hombre económico, es esencialmente un consumidor y un apropiador, presupone también que las cosas que diversas gentes, pretenden del gobierno son tan diversas y cambiantes que la única forma de hacerlas efectivas es un sistema empresarial que funcione conforme al modelo normalizado de la economía competitiva de mercado (...) Se ofrece un sistema de partidos políticos empresariales que ofrecen series surtidas y diferentes de mercaderías políticas, de entre las cuales los votantes eligen una por mayoría que produce un gobierno estable que equilibra la oferta y la demanda [68].

 

      Las críticas centrales de Macpherson tienden a desarticular el supuesto de la soberanía del consumidor y la falacia de la semejanza entre mercado económico y mercado político; por lo tanto, lo acertado de la descripción de la democracia como equilibrio depende de tener y considerar al hombre como un hombre de mercado y a la sociedad como una sociedad de mercado, y el equilibrio que produce este modelo es un equilibrio de desigualdades.

 

                        6.3.3 La democracia participativa

 

      Los teóricos que critican al elitismo y al realismo político proponen una nueva teoría de la democracia en la cual se rescata el rol transformador de los valores y se niega el protagonismo de élites "autoelegidas" en el centro del sistema político. Esta nueva teoría

 

 

67. C.B. Macpherson: La democracia liberal y su época, p. 96.

68. C.B. Macpherson: op. cit., pp. 98-99.

69. Pero Macpherson comete en parte el mismo error que Schumpeter al incluir autores diferentes bajo el rótulo de democracia como equilibrio.  Cuando expone las características de este modelo, sus enunciaciones pasan por alto diferencias muy significativas entre, por ejemplo, Dahl y Schumpeter.

 
 

Pág 302

 

pone el acento en la participación como valor central a la vez que como elemento fundamental para contrarrestar esta tendencia a la "oligarquía" en el sistema político.

      Reconociendo su fuente en la teoría clásica y retomando sus principales ideales, autores como Bachrach, Macpherson y Pateman afirman que la poca participación y la desigualdad social están íntimamente unidas y, como corolario, para que haya una sociedad más equitativa y más humana hace falta un sistema político más participativo.

      Para los teóricos de la democracia participativa, la democracia vista como un método mediante el cual las élites compiten por el libre voto de los ciudadanos es una visión que desvirtúa lo que la democracia es, y está pensada esencialmente para legitimar la toma de decisiones concentrada en los grandes grupos de poder en las sociedades desarrolladas actuales, a la vez que para impedir que la participación de todos los ciudadanos invada los espacios de poder usurpados por estas élites. "La concepción de la democracia elitista sirve de formidable defensa a la división entre élites y masas en la estructura de los sistemas democráticos actuales [70]."

      Carole Pateman, retomando a determinados autores "clásicos" -Rousseau, John Stuart Mill y G. D. Cole-, recupera el concepto de participación como el núcleo central de la teoría de la democracia, en la cual la participación deja de tener el sentido restringido de participación como protección, es decir la vigencia de garantías que permitan hacer uso de la participación cuando por alguna razón está en peligro o se ve amenazado alguno de nuestros derechos y libertades. La existencia de la democracia representativa no es suficiente para la democracia: la participación es necesaria para el desarrollo de aptitudes individuales y cualidades psicológicas de los miembros de una sociedad y para garantizar una verdadera democratización.

      Es necesario rescatar el valor de la participación, la dimensión de la democracia que hace referencia al interés de los ciudadanos en participar en el proceso mismo de toma de decisiones: debemos dejar de pensar que lo único que importan son los productos (los outputs) del sistema. Según este criterio, Bachrach ve a la democracia como el único régimen político que permite y favorece el autodesarrollo, pues el desarrollo del hombre depende "estrechamente de su posibilidad de contribuir a la solución de los problemas vinculados con sus propias acciones" [71]. La democracia no es solamente un método; posee fundamentalmente una dimensión ética, La democracia implica una concepción amplia de lo político, es decir, no restringida exclusivamente a las instituciones representativas -gubernativas sino abarcativa de todos aquellos espacios en los que se tornan decisiones que afectan significativamente los valores sociales. Esta nueva concepción de lo político implica incluir a los grandes grupos privados de poder, como las empresas, y es por allí por donde debe avanzar la democracia, fomentando la participación de todos los afectados por las decisiones.

 

 

70. Peter Bachrach: op. cit., p. 147.

71. Peter Bachrach: op. cit., p. 154.

 
 

Pág 303

 

      La democracia representativa debe combinarse con democracia directa allí donde sea posible. A juicio de Macpherson [72], la democracia participativa puede ser calificada así:

 

[Un] sistema piramidal, con la democracia directa en la base y la democracia delegada en todos los niveles por encima de ella. Así, se empezaría con una democracia directa al nivel del barrio o de la fábrica, con debates totalmente directos, decisión por consenso o mayoría y elección de delegados que formarían un consejo al nivel más amplio inmediato (...) Los delegados tendrían que contar con suficientes instrucciones de sus electores y ser responsables ante ellos (...) Y así sucesivamente.

 

      Por su parte, Held va más allá de la democracia participativa y propone un modelo de doble democratización a partir de la integración de distintas corrientes de pensamiento, rescatando de ellas sus aportes centrales a la teoría de la democracia. Su propuesta de lo que debería entenderse hoy por democracia parte de las limitaciones de cada uno de los paradigmas teóricos centrales: el marxismo y el liberalismo, pero aceptando un elemento común a ambas tradiciones: su escepticismo respecto del poder político en la tradición liberal y respecto del poder económico en la tradición marxista. Hay que ser pues, escépticos ante ambos poderes, dice Held. Para él, la autonomía connota la capacidad de los seres humanos de razonar conscientemente, de ser reflexivos y autodeterminantes.

Implica cierta habilidad para deliberar, juzgar, escoger y actuar entre los distintos cursos de acción, posibles en la vida privada al igual que en la pública" [73], y da lugar a lo que denomina "principio de autonomía":

 

Los individuos deberían ser libres e iguales para determinar las condiciones de su propia vida; es decir deberían disfrutar de los mismos derechos (y, por consiguiente de las mismas obligaciones- en la especificación del marco que genera y limita las oportunidades disponibles para ellos siempre y cuando no utilicen este marco para negar los derechos a otros [74].

 

Este concepto de autonomía cobra significado a partir de la definición de la política:

 

(...) capacidad de los agentes, agencias e instituciones sociales para mantener o transformar su medio social o físico (...) es un fenómeno que se encuentra en todos y entre todos los grupos, instituciones (formales e informales) y sociedades, que atraviesa la vida pública Y privada (...) se expresa en todas las actividades de cooperación, negociación y lucha por el uso y distribución de los recursos (...) crea y condiciona todos los aspectos de

 

 

72. C.B. Macpherson: op. cit.

73. David Held: op. cit., p. 325.

74. David Held: op. cit., p. 326.

 
 

Pág 304

 

nuestras vidas y es el centro del desarrollo de los problemas en la sociedad y de los modos colectivos de resolverlos [75].

 

      Esta concepción amplia de la política significa nuevos horizontes para la teoría de la democracia, nuevos espacios de decisión democrática, lo que equivale a la búsqueda de principios colectivos de toma de decisiones que permitan la participación extensa de los ciudadanos en una también extensa variedad de problemas públicos, hechos ambos que condicionan la aplicación del principio de autonomía.

      Los ciudadanos deben, entonces, contar con el mismo status político y con las mismas oportunidades efectivas para participar en los procesos de toma de decisiones. Es una cuestión difícil, pues "la estructura de la sociedad civil (incluyendo la propiedad productiva privada, vastas desigualdades sexuales y raciales -malentendidas o aprobadas por los modelos de democracia liberales-) no crean las condiciones para la igualdad de voto, la participación efectiva, una comprensión política adecuada y el control por igual de la agenda política" -condiciones éstas indispensables para la autonomía-, "mientras que la estructura del Estado democrático liberal (incluyendo grandes, y con frecuencia innumerables, aparatos burocráticos, la dependencia institucional del proceso de acumulación de capital y representantes políticos preocupados por su propia reelección) no genera una fuerza organizativa que pueda regular adecuadamente los centros de poder “civil” [76].

      Esto impone un nuevo proceso de democratización, considerado ahora como un proceso doble, de dos caras: por un lado la reforma del poder del Estado y por el otro la reestructuración de la sociedad civil, es decir, la transformación interdependiente tanto del Estado como de la sociedad civil.

      Las características de su propuesta respecto de la democratización del Estado, son: 

  • Reconocimiento formal del principio de autonomía.
  • Estructura parlamentarla con mecanismos para asegurar la soberanía del parlamento sobre el Estado y de la ciudadanía sobre el parlamento, basado en la representación proporcional y en una representación estadística de las categorías sociales claves (género, raza, religión, etcétera). 
  • Sistema judicial que incluya foros especializados en examinar la interpretación de los derechos. 
  • Sistemas competitivos de partidos basados en la participación directa de los ciudadanos, un acceso genuino a los cargos y nuevos sistemas de financiación pública. 
  • Servicios administrativos centrales y locales organizados internamente de acuerdo con el principio de participación directa, y basados en el requisito de coordinar las demandas del usuario local.

 

75. David Held: op. cit., pp. 332-333.

76. David Held: op. cit., p. 339.

 
 

Pág 305

 

      Y respecto de la democratización de la sociedad civil: 

  • Diversidad de tipos de familias y fuentes de información, instituciones culturales, grupos de consumidores, etcétera. 
  • Servicios comunitarios, como el cuidado de niños, los centros de salud y educación, organizados internamente de acuerdo a la participación directa, estableciendo las prioridades del usuario. 
  • Empresas autodirigidas.
  • Una variedad de empresas privadas para ayudar a promover la innovación y la diversidad.

      Finalmente, ambas democratizaciones son posibles si existe: 

  • Disponibilidad de información para garantizar decisiones informadas respecto de todas las cuestiones públicas. 
  • Prioridades de inversión establecidas en conjunto por el gobierno, pero extensa regulación de los bienes Y del trabajo por parte del mercado. 
  • Reducción al mínimo de los innumerables centros de poder en la vida pública y privada. 
  • Mantenimiento de un marco institucional receptivo a los experimentos con las formas organizativas.
  • Responsabilidad colectiva por las tareas mundanas y reducción al mínimo del trabajo rutinario.

      Sin embargo, al margen de estas características, Held no ha desarrollado aún los lineamientos centrales que ambas reformas deben contener, las características de las mismas y los medios para su realización. Propone una lista de problemas a los que esta doble democratización deberá hacer frente, entre ellos: la creación de un conjunto mucho más amplio de derechos, tanto formales como concretos, que incluyan la igualdad de los derechos para disfrutar de las condiciones para una participación efectiva; una comprensión bien informada y el establecimiento de la agenda política; un amplio conjunto de derechos sociales ligados a la reproducción, al cuidado de los niños, la sanidad y la educación; derechos económicos y financieros para una autonomía democrática; el establecimiento de nuevas obligaciones de los ciudadanos entre sí, y del Estado hacia grupos y hacia los ciudadanos; la centralidad de las cuestiones distributivas y de los temas de justicia social.

 

                6.4  UNA VISIÓN ARTICULADA DE LOS DEBATES SOBRE LA DEMOCRACIA

 

      A esta altura nos parece fundamental ordenar el debate en torno de la teoría de la democracia, pues la tendencia de las diferentes teorías a armar tipos binarios excluyentes y alternativos -teoría clásica de la democracia versus la "otra" teoría de la democracia de Schumpeter o teoría elitista versus teoría participativa, a modo de ejemplo- sólo aporta más confusión.

 
 

Pág 306

 

      De Teoría de la democracia de Giovanni Sartori [77], puede deducirse el siguiente cuadro de doble entrada donde quedan evidenciadas las dimensiones que componen a la democracia y sus teorizaciones, cuadro que solamente cumple un rol analítico y no es un intento de "encasillar" todo el debate entorno de la democracia [78].

 Esta diferenciación nos permite en primer lugar tener en cuenta que una teoría de la democracia incluye tanto el aspecto normativo como descriptivo. Lo que la democracia es y ha llegado a ser depende de lo que, en términos de ideales, ha representado.

 

La democracia está especialmente abierta y depende de la tensión entre hechos y valores (...) la democracia debe su misma existencia a sus valores (...) el ideal democrático no define a la realidad democrática y viceversa, una democracia real no puede ni debe ser una democracia ideal y la democracia resulta de, y es conformada por, las interacciones entre sus ideales y su realidad, el empuje del deber y la resistencia del ser [79].

 

      Desconocer el rol de los ideales v los valores en las democracias es impedir cualquier intento de renovación de las democracias reales.

A pesar de este carácter recíproco entre hechos y valores, algunos autores ponen más énfasis en alguno de los dos aspectos.

Por ejemplo, Schumpeter está más preocupado por la descripción de las democracias reales, mientras que los participacionistas intentan sistematizar cómo debería ser la democracia. Por lo tanto Schumpeter estaría en la parte inferior del cuadro y los participacionistas en la superior. También en la parte superior podríamos colocar a los autores clásicos, como por ejemplo Rousseau o Locke, pues, a pesar de las diferencias entre ambos, los dos describen proyectos futuros de democracia.

      Del mismo modo en que pueden diferenciarse las dimensiones prescriptivas y descriptivas de la democracia podemos marcar su dimensión vertical y la horizontal. La

 

 

77. Giovanni Sartori: Teoría de la democracia, Rei, Buenos Aires, 1990.

78. Este cuadro está reproducido de Sofía Respuela: "¿Existe en Sartori una teoría de la democracia?", en La democracia en el pensamiento contemporáneo, Julio Pinto (comp.), Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1994, tomo 2.

79. Giovanni Sartori: op. cit., p. 27.

 
 

Pág 307

 

representación es el fenómeno constitutivo de la dimensión vertical, mientras que la participación, el sufragio, la democracia directa son formas de la horizontalidad de la democracia. La democracia horizontal es la legitimante de la vertical; sin participación, sin sufragio universal, no hay autoridad política democrática legítima. En las democracias de masas, donde los votos de una multitud de ciudadanos sumamente heterogéneos se cuentan por uno. La lógica de la competencia lleva a la preeminencia de los liderazgos. Pero esta descripción es una descripción de la dimensión vertical de la democracia.

La democracia participativa está orientada hacia otra dimensión, también constitutiva de la democracia, la horizontal, definida a partir de la participación directa y sin intermediación de los ciudadanos en la cosa pública.

      Al entrecruzar dimensiones debemos considerar cuatro aspectos [80]: I) una definición prescriptiva horizontal; II) una definición descriptiva horizontal; III) una definición descriptiva vertical, y IV) una definición prescriptiva vertical. Dentro de cada una, que se corresponden con los casilleros del cuadro, podemos identificar diferentes tradiciones teóricas y autores que focalizan distintos aspectos de la democracia.

      El casillero I comprende a los teóricos prescriptivos de la democracia horizontal. Podemos ubicar en él básicamente a los clásicos, los defensores de la democracia ideal griega, los teóricos de la democracia directa, autores como Rousseau, y en cierta medida a los participacionistas. El casillero II comprende las dimensiones descriptiva y horizontal, es decir la democracia electoral, la democracia de referéndum, autores que describen los momentos reales en que toda la ciudadanía participa en la toma de decisiones colectivas: es la democracia gobernante en la cual encontramos al pueblo gobernando. El casillero III agrupa a los descriptores de la dimensión vertical, es decir a la construcción empírica de la democracia representativa, en él se ubicarían autores como Schumpeter y Dahl. Finalmente, el casillero IV en el cual colocamos a los teóricos del deber ser de la democracia horizontal, por ejemplo, los federalistas o la "poliarquía selectiva" de Sartori.

      Pero plantear los diferentes modelos como alternativa en las sociedades de masas es un esfuerzo inútil. Lo que creemos un importante aspecto de búsqueda es la complementariedad entre las distintas teorías. Ni la democracia puramente representativa que menosprecie el rol de la participación, ni la democracia puramente participativa que desconozca el carácter representativo de la democracia de masas: ninguna de ellas nos sirve para analizar a las democracias modernas y para buscar caminos para su superación.

 

Hay algo que aprender de cada una de las tradiciones de pensamiento político, y no es fructífera la propensión a comparar simplemente unas posturas con otras, o contraponer unas a otras [81].

 

 

80. Se sigue en estos párrafos lo expuesto en Sofía Respuela: "¿Existe en Sartori una teoría de la democracia?", op. cit.

81. David Held: op. cit., p. 322.

 
 

Pág 308

 

                6.5 LOS PRERREQUISITOS DE LA DEMOCRACIA

 

      Uno de los tópicos arduamente debatido dentro de la teoría de la democracia es la cuestión de cuáles son las condiciones sociales, económicas, culturales y/o institucionales mínimas para que en un determinado país pueda prosperar un régimen democrático, es decir, el tema de los requisitos mínimos de la democracia. Distintos autores y desde distintas perspectivas lo han analizado y propuesto algunos prerrequisitos. Buscando solamente elaborar un muestreo representativo, sin pretensiones de exhaustividad, las siguientes son algunas de las respuestas a esta preocupación.

      Los valores y la cultura política han sido un requisito recurrentemente enumerado por distintas escuelas, pero fundamentalmente por el pluralismo clásico, como lo determinante -o uno de los factores más importantes- para el éxito democrático. La cuestión era identificar algún conjunto de valores constitutivos de la cultura política que fueran indispensables para la vida democrática. Sin duda los trabajos de Almond y Verba en este sentido son los más representativos. Centrando su interés en las creencias compartidas por la ciudadanía respecto de las estructuras formales e informales de la vida política -el gobierno, el parlamento, el voto, los partidos políticos, los grupos de interés, etc.- y en las conductas de los individuos, Almond y Verba elaboran una tipología de culturas políticas: la localista, la de súbdito, la participante y los tipos mixtos: la cultura localista de súbdito, la de súbdito participante y la localista participante o cívica.

      Cada uno de estos tipos representa una forma particular de cómo los ciudadanos se relacionan con el sistema político, tanto en términos de movilización hacia el sistema como de reacción ante las acciones y decisiones implementadas por los órganos e instituciones políticas en el nivel local y nacional. Por ejemplo, en el tipo cultura de súbdito el ciudadano es consciente del sistema político y de los efectos que las decisiones tienen sobre su vida, pero no posee conocimientos respecto de cuáles son las instituciones y los mecanismos adecuados para expresarse y relacionarse con el sistema político. En la cultura participante, junto con el conocimiento del sistema político se da en el ciudadano una amplia información sobre las instituciones en las cuales puede participar y una orientación positiva hacia las mismas, lo que probablemente se traducirá en una amplia participación tanto en las demandas como en las decisiones del sistema político.

      No creemos necesario un análisis exhaustivo de cada tipo. Es suficiente con centrarnos en las características del tipo cívico y las implicaciones que este trabajo tiene para la teoría de la democracia. Así se afirma:

 

La cultura que mejor sostiene un sistema democrático es la llamada cultura cívica, que se caracteriza por participación, por una actividad política viva, por un compromiso civil moderado, por la ausencia de disensos profundos, por la confianza en el propio ambiente social,

 
 

Pág 309

 

por el respeto a la autoridad, pero también por un sentido de independencia y actitudes favorables hacia las estructuras políticas [82].

 

      Esta investigación sobre cultura política de Almond y Verba supone afirmar que las sociedades democráticas necesitan para su estabilidad de un consenso sobre valores y normas y que, sin cambios en los valores constitutivos de una sociedad hacia las características de una cultura cívica, es inviable una democracia estable. Esta afirmación implica un determinismo muy fuerte entre valores, por un lado, e instituciones y sistema político por otro.

      Si bien esta relación entre cultura política y democracia ha sido atenuada, sigue vigente dentro de la teoría política moderna. El caso más representativo lo constituye Giovanni Sartori cuando afirma, en un trabajo reciente [83], que una cultura política basada en los valores del pluralismo, la creencia en la diferencia, en el debate, en el disenso, en el diálogo, en el cambio, es una condición necesaria para la vigencia de un sistema democrático, y que "el consenso básico sobre las cuestiones fundamentales (las creencias valorativas y la estructura de nuestro sistema de creencias) es una condición que facilita, aunque no sea una condición necesaria para, la democracia" [84].

      Arend Lijphart, partiendo de su disconformidad frente a los requisitos de homogeneidad social y cultural como condición para una democracia exitosa y de su constatación de la posibilidad de democracias estables en sociedades fragmentadas socialmente, construye un nuevo "tipo" democrático. En respuesta a los trabajo de Almond y Verba, Lijphart percibe casos en los cuales puede hablarse de una democracia estable, siendo la nota característica de los mismos la fragmentación cultural. Austria, Bélgica, Holanda y Suiza llaman la atención de Lijphart, quien a partir del análisis comparado enumera para las sociedades cultural, religiosa y/o étnicamente fragmentadas una serie de requisitos para el éxito y la estabilidad democrática, que poco tienen que ver con la cultura política de la población. Cuatro son las características que definen a las democracias consociativas de Lijphart:

1) el gobierno de una gran coalición de líderes políticos de todos los sectores significativos de la sociedad plural, todos los líderes cooperan en esta coalición para gobernar el país;  2) el veto mutuo o mando de la "mayoría recurrente";  3) la proporcionalidad como norma principal de la representación política, convenios de servicio civil y distribución de fondos públicos, y  4) alto grado de autonomía de cada sector para que arregle sus propios asuntos internos [85].

 

82. Leonardo Morlino: "Las democracias", op. cit., p. 91.

83. Giovanni Sartori: Los fundamentos del pluralismo democrático, paper presentado en el Congreso Internacional de Ciencia Política organizado por la IPSA, Berlín, 1994. Véase la traducción publicada por la revista Ágora, Nº 2, verano de 1995.

84. Giovanni Sartori: op. cit., p. 15 de la versión publicada por Ágora.

85. Arend Lijphart: La democracia en las sociedades plurales, Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, 1989, p. 39.

 
 

Pág 310

 

La estabilidad política de las democracias consociativas debe ser explicada en términos de un factor adicional -cooperación de los líderes de los diferentes grupos que trasciende las divisiones sectoriales o subculturales al nivel popular- en vez de asignarlas a una posición intermedia en la variable interpretativa de la cultura política. Es por esta razón que la experiencia de las democracias europeas consociativas es de tal importancia normativa para las sociedades plurales en el Tercer Mundo: son democracias estables no porque sus sociedades sean ligeramente plurales, sino a pesar de las profundas divisiones sectoriales en sus sociedades. [86].

 

      Adoptando la definición schumpeteriana de la democracia, Seygmour Lipset, en El hombre político [87], enumera una serie de condiciones para la posibilidad de un gobierno democrático. Lipset combina la cultura política con el desarrollo económico. Así, hay dos características que "pesan enormemente en el problema de la democracia estable: el desarrollo económico y la legitimidad, o grado en que las instituciones son valoradas en sí mismas y consideradas justas y adecuadas" [88].

      Respecto del desarrollo económico la premisa central sostiene que, a mayor prosperidad de una nación, mayores son las posibilidades de que una democracia se mantenga. El desarrollo económico implica riqueza, índustrialización, urbanización y educación.

Mediante la investigación empírica en casos concretos los datos le dicen a Lipset que "en cada caso, el promedio de riqueza, el grado de 'industrialización Y urbanización y el nivel de educación es mucho más alto en los países más democráticos (...) Una vez realizadas las mediciones, los diferentes aspectos del desarrollo económico se hallan tan íntimamente relacionados como para constituir un factor fundamental que posee el correlato político de la democracia". [89].

      Pero "la estabilidad de cualquier democracia dada depende no solamente del desarrollo económico, sino también de la eficiencia y la legitimidad de su sistema político. La eficacia significa verdadera actuación, el grado en que el sistema satisface las funciones básicas de gobierno tales como las consideran la mayoría de la población y los grupos (...) La legitimidad implica la capacidad del sistema para engendrar y mantener la creencia de que las instituciones políticas existentes son las más apropiadas para la sociedad". [90].

      Robert Dahl también identifica precondiciones para las poliarquías. Ellas son:

 

 

86. Arend Lijphart: op. cit., p. 39. En realidad en el original el autor utiliza el término "Democracia unida", pero lo he reemplazado por consociativa dado que es el adoptado en general para referirse a este modelo en la mayor parte de la bibliografía.

87. Seymour Martín Lipset: El hombre político, Eudeba, Buenos Aires, cuarta edición, 1977.

88. Seymour Martín Lipset: op. cit., p. 26.

89. Seymour Martín Lipset: op. cit., pp. 30 y 37.

90. Seymour Martín Lipset: op. cit., p. 57.

 
 

Pág 311 

  • Adoctrinamiento social: todos los ciudadanos, tanto líderes como no líderes deben compartir normas, hábitos, valores, pues son éstos quienes en última instancia "definen cuáles usos del control son legítimos y cuáles ilegítimos, qué conducta es aceptable y qué conducta no lo es". [91]. 
  • Acuerdo básico: es requisito el acuerdo entre todos los actores políticos, líderes y no líderes; acuerdo respecto de los planteos básicos, de los métodos para la resolución pacífica de los conflictos y de la competencia política pacífica. El acuerdo es necesario tanto sobre los procesos básicos como sobre las políticas básicas. Este acuerdo supone la aceptación de todos los derechos constitutivos de la democracia: la libertad de asociación, la libertad de información, el derecho al voto, el derecho a la crítica, el derecho a participar libremente en elecciones tanto para elegir como para ser elegido, el derecho a ejercer la oposición. 
  • Pluralismo social: debe darse la existencia de una gran diversidad de organizaciones sociales mediante las cuales se ejerza la participación política y el control tanto entre líderes como de los no líderes sobre los liderazgos, y estos grupos deben poseer autonomía.  
  • Actividad política: para que un régimen poliárquico funcione es necesario un grado relativamente alto de participación en la vida política y en el proceso gubernamental. 
  • Circulación, o la constante renovación de los liderazgos: las élites políticas deben reclutar continuamente nuevos miembros a fin de facilitar la inclusión y la participación de todos los sectores sociales y asegurar la representación de intereses y preferencias de distintos grupos. "La circulación debe ser suficientemente rápida como para impedir la exclusión de cualquier persona que posea un control significativo fuera del gobierno; debe ser suficientemente gradual como para que el liderazgo existente no se deteriore y resulte por lo tanto, incapaz de transmitir los hábitos del control poliárquico." 
  • Sociedad con un considerable grado de seguridad psicológica, limitada disparidad de riqueza y renta y una educación difundida. 

      Desde el análisis institucional también se han establecido premisas para la estabilidad democrática; entre ellas y a modo de ejemplo, existe una corriente importante dentro de la literatura de diseños institucionales que afirma que los regímenes parlamentarios son más favorables para la estabilidad democrática que las formas presidencialistas. "La mayoría de las democracias estables de Europa y el Commonwealth han tenido regímenes parlamentarios.

 

 

91. Robert Dahl y Charles Lindblom: Política, economía y bienestar, Paidós, Buenos Aires, 1971, p. 303.

 
 

Pág 312

 

mientras que la mayoría de los países con constituciones presidencialistas han sido democracias inestables o regímenes autoritarios" [92]. Esta concepción arguye que los presidencialismos impiden los acuerdos políticos parlamentarios pues el "ganador se lleva todo"; que imponen un juego de suma cero; que el presidencialismo es rígido, en contraste con la flexibilidad del parlamentarismo, que permite el reemplazo del ejecutivo en casos de crisis; que el sistema presidencial es imprevisible; que la existencia en él de dos poderes con legitimidad democrática (legislativo y ejecutivo) dificulta la cooperación entre ambos. Con base en estos argumentos se asevera que un diseño institucional parlamentario, si bien no es un prerrequisito de la democracia, es un factor que favorece una democracia estable.

      Ante tanta variedad de requisitos lo que puede afirmarse es que no hay condiciones suprahistóricas y supranacionales que favorezcan o perjudiquen a la democracia, Sólo se tiende a sostener que una relativa distribución de la riqueza, la ausencia de desigualdades extremas, el consenso respecto de las reglas de procedimiento para la resolución pacífica de los conflictos, son factores que generalmente contribuyen al éxito de un régimen democrático, pero lejos están de constituir requisitos indispensables.

 

 

7  El "mundo" de las democracias: cambios y desafíos

 

      Sin duda, el momento en el cual las democracias florecieron estuvo definido por una serie de factores que se desarrollaron en forma paralela a ella. Los cambios que algunos de esos factores están experimentando en las últimas décadas imponen nuevos desafíos a la democracia.

 

                7.1  EL ESTADO-NACIÓN, ESTADO DE DERECHO

 

      Dentro de estos rasgos distintivos de la época, encontramos que la democracia ha tenido siempre como base al Estado-nación. Este anclaje territorial impone dos características a esta forma de gobierno. Primero, el límite territorial al alcance de los mecanismos institucionales para la toma de decisiones políticas: los sistemas democráticos están limitados a un determinado Estado, no son -aún- mecanismo decisionales supraestatales. Y en segundo lugar, el Estado-nación es el primer factor definitorio de la ciudadanía [93]. Independientemente de la extensión que ha adquirido con el tiempo (sin límites de renta, género, raza, etc.) el primer criterio que determina quiénes son o no son ciudadanos es la pertenencia a una determinada unidad territorial: el Estado-nación.

 

 

92. Juan Linz: "Democracia presidencial o parlamentaria. ¿Hay alguna diferencia?" en Presidencialismo vs. parlamentarismo, Consejo para la Consolidación de la Democracia, Eudeba, Buenos Aires, 1988, p. 20.

93. Véase sobre este tema el desarrollo de Reinhard Bendix: Estado nacional y ciudadanía, Amorrortu, Buenos Aires, 1974.

 
 

Pág 313

 

      Actualmente estos dos aspectos están siendo puestos en tela de juicio a partir de dos cuestiones centrales. En primer lugar, el surgimiento de unidades políticas y económicas que comprenden a varios Estados, siendo el caso de la Unión Europea el más representativo. El cambio de escala de los regímenes democráticos planteará problemas y desafíos a la democracia, del mismo modo en que las sociedades modernas y el Estado-nación transformaron a la democracia clásica directa en democracia representativa, con instituciones específicas para su funcionamiento (los partidos políticos, por ejemplo). Una democracia con base en un conjunto de Estados implicará nuevos diseños institucionales, nuevas prácticas y mecanismos decisionales, nuevos problemas de "elitización” de la política, así como mayor distancia entre el ciudadano y el sistema político, lo que dificultará enormemente la participación en la vida política y el control sobre los liderazgos [94].

      El otro problema que está socavando la base territorial del Estado son los movimientos migratorios y la existencia de grandes grupos de "extranjeros" al interior de regímenes democráticos, Conviven ahora distintos "tipos" de ciudadanos y no ciudadanos: aquellos que gozan de todos los derechos y que son en la más amplia acepción del término "ciudadanos"; aquellos que gozan de una "ciudadanía incompleta", es decir, tienen por ejemplo derechos sociales pero no políticos, y finalmente los que no gozan de ningún tipo de derecho, que viven en sociedades democráticas pero sin pertenecer a esa sociedad ni gozar de los principios democráticos que a su vez se proclaman universales.

 

                7.2  ESTADO KEYNESIANO Y ESTADO DE BIENESTAR

 

      Las democracias del mundo moderno en el presente siglo se desarrollaron junto a alguna forma de Estado keynesiano y/o de bienestar que cambió las reglas de la política y la economía permitiendo mayor equidad, crecimiento económico, redistribución y pacificación del conflicto de clases.

      Este Estado asistencial es producto del compromiso de clases, compromiso entre capital y trabajo para garantizar la existencia del mercado frente a las amenazas revolucionarias provenientes del proletariado organizado y para amortiguar las desventajas del capitalismo de libre mercado. Puede afirmarse, por lo tanto, que el Estado asistencial

 

ha servido como la más importante fórmula pacificadora de las democracias capitalistas avanzadas en el período siguiente a la Segunda Guerra Mundial. En lo fundamental, esta fórmula pacificadora consiste, en primer lugar, en la explícita obligación del aparato estatal de proveer asistencia y apoyo a aquellos ciudadanos que sufren de necesidades y riesgos específicos, característicos de la sociedad de mercado (...) En segundo lugar, el Estado asistencial está basado en el reconocimiento del rol formal de los sindicatos de los

 

 

94. Véase Robert Dahl: La democracia y sus críticos, op. cit., Tercera Parte.

 
 

Pag 314

 

trabajadores tanto en la redacción de los convenios colectivos de trabajo como en las formación de las políticas públicas [95].

 

Se considera que estos dos componentes estructurales del Estado asistencial limitan el conflicto de clases y lo mitigan, equilibrando el poder asimétrico del trabajo y el capital y, como consecuencia de ello, superando las condiciones de lucha disgregantes y de contradicciones que constituyen la característica más conspicua del Estado preasistencial o del capitalismo liberal (...) El Estado asistencial ha sido celebrado a lo largo del período posbélico como la solución política a las contradicciones sociales [96].

 

      Así, el Estado asistencial permitió la "pacificación" de las democracias occidentales capitalistas, desarrolladas al incorporar al sistema a través de importantes beneficios a grandes masas sociales, dio origen a lo que Offe denomina "mercantilización de la política y politización de la economía" [97] y favoreció nuevas formas de redistribución.

      La crisis del petróleo en 1973 marca un importante punto de quiebre en la gobernabilidad de las democracias centrales, que obviamente se reflejará en la teoría política. El aumento inesperado de los precios del petróleo pone en evidencia los límites del Estado de bienestar. La amplia coalición social que había dado consenso y legitimidad a este Estado parece desarticularse y éste pasa a constituir el blanco de todas las críticas y el origen de todos los problemas. Su carácter multifuncional y polifacético se convierte ahora en su verdugo.

      La imposibilidad del Estado de bienestar de dar respuestas a las crecientes demandas originadas en la sociedad civil no sólo es causa de su pérdida de legitimidad sino de algo más grave: desde algunos sectores se cuestionan la legitimidad misma de la democracia. Se comienza a hablar de exceso de democracia y de su ingobernabilidad.

      Los ataques centrales provienen desde el neoliberalismo y el neoconservadorismo, que cuestionan las ineficiencias de las democracias a partir de un Estado que le quita incentivo al capital (dada la gran carga impositiva) y al trabajo (quien no tiene alicientes para la competencia y la eficiencia pues se ha eliminado el ejército de reserva y se provee al trabajador de asistencia en caso de desempleo) y, por lo tanto, es el responsable de la detención del crecimiento. Es necesario volver al mercado y que el sistema político democrático deje de tomar decisiones para las cuales muestra acabadamente su ineficiencia. Al respecto Huntington, Crozier y Watanaki, en el Informe al Comité Ejecutivo de la Comisión

 

 

95. Se sigue en esta definición a Claus Offe: "Algunas contradicciones del moderno Estado de bienestar", en Claus Offe: Contradicciones en el Estado de bienestar, Alianza Universidad, Madrid, 1990.

96. Claus Offe: Algunas contradicciones del moderno Estado de bienestar, Il Mulino, Bologna, 1982; traducción de Julio Pinto y Matteo Goretti en Cuadernos de Ciencia Política, Aportes para el debate teórico contemporáneo, Nº 1.

97. Claus offe: "Democracia competitiva de partidos y Estado bienestar keynesiano. Reflexiones acerca de sus limitaciones históricas", Parlamento y democracia. Problemas y perspectivas en los años cuerenta. Fundación Pablo Iglesias, Madrid, 1982.
 
 

Pág 315

 

Trilateral, afirman que el exceso de democracia genera ingobernabilidad, y ese exceso de democracia está básicamente representado por un Estado de bienestar que no pone límite a los inputs, es más, los incentiva, y al hacerlo está causando ingobernabilidad [98].

 

Se ha dicho muchas veces que la política keynesiana fue un intento de salvar al capitalismo sin salir de la democracia, en contra de las dos posiciones opuestas  existentes: la de abatir al capitalismo sacrificando la democracia (práctica leninista) y la de abatir a la democracia para salvar al capitalismo (fascismo). Ahora se diría que para los liberales de nuevo cuño el problema es al contrario, es decir, el de salvar, si todavía es posible y por aquello que es todavía posible, a la democracia sin salir del capitalismo. En la crisis de los 30 pareció que fuese el capitalismo el que ponía en crisis a la democracia, hoy les parece a estos nuevos liberales que la democracia es la que pone en crisis al capitalismo [99].

 

      La crisis del Estado de bienestar y el surgimiento de las nuevas características del mercado cambiarán el escenario en el cual se desarrollaron estas democracias y pondrán a prueba su capacidad de adaptación al cambio.

      Los años 70 marcan un giro importante en el modelo de acumulación capitalista. En este triunfo del modelo capitalista sobre otros modelos alternativos, el mercado adquiere un nuevo protagonismo. El mercado ha ganado centralidad frente a la crisis que en los 70 envuelve a los Estados de bienestar. La revolución del Estado mínimo tiene como premisa básica que el problema de la economía poskeynesiana es la inversión.

      En el capítulo 6 de Capitalismo  y socialdemocracia, Adani Przeworski [100] marca con claridad la ruptura entre la economía keynesiana y la poskeynesiana:

 

Desde el punto de vista del keynesianismo el consumo es el que produce la fuerza motriz para la producción, y súbitamente obreros y desposeídos pasaron a ser los representantes del interés general. Su interés particular por el consumo coincide con el interés general por la producción (...) La economía keynesiana es la economía de la demanda (...) De hecho, la estimulación de la demanda acentúa el problema cuando éste es el de la escasez de capital (...) El lado de la oferta es el reino de la burguesía. En él la burguesía es hegemónica: la realización de sus beneficios es condición necesaria para mejorar la situación material de todos. El aumento de la producción exige inversiones, la inversión se financia con el ahorro y el ahorro se financia con beneficio. De aquí que los beneficios sean condición necesaria para el crecimiento. Desde el lado del ahorro es el motor de la acumulación [101].

 

 

98. Michel Crozier; Samuel Huntington y Joji Watanaki: "La gobernabilidad de la democracia. Informe del Grupo Trilateral sobre la gobernabilidad en las democracias al Comité Ejecutivo de la Comisión Trilateral", en Cuadernos de Ciencia Política, dirección Julio Pinto, Nº 3, "El enfoque sistémico y la crisis del Estado Social".

99. Norberto Bobbio: El futuro de la democracia, Fondo de Cultura Económica, México, 1986, p. 98.

100. Adam Przeworski: Capitalismo y socialdemocracia, Alianza, México, 1990.

101. Adam Przeworski: "El capitalismo democrático en la encrucijada", en Przeworski, op. cit., pp. 237-240.

 
 

Pág 316

 

      De allí que, dada la necesidad de generar ahorro, la disminución de la tasa fiscal y por ende la reducción de los gastos del bienestar "son considerados" [102] centrales para poder reactivar a las economías.

      Eugenio Tironi y Ricardo Lagos [103] -quienes sostienen que los procesos de ajuste estructural que implementan las economías capitalistas, tanto desarrolladas como subdesarrolladas, están reestructurando los patrones de acumulación y el modo de regulación de la producción y dando así origen a un nuevo orden social- sistematizan de la siguiente manera las características centrales del orden industrial, que parece finalizar:  

  • Producción masiva basada en el sistema de máquinas automáticas y caracterizada por la organización colectiva del trabajo a nivel de la empresa. 
  • Expansión de la mano de obra semi-especializada en perjuicio de la especializada y no especializada. 
  • Consumo masivo de bienes estandarizados y/o de bienes y servicios producidos por el Estado.
  • Generalización de la relación salarial en todos los sectores y tipos de actividad. 
  • Fijación del salario mediante contratos colectivos.
  • Importancia creciente del Estado: asegura el crecimiento y la estabilidad económica, el pleno empleo y la seguridad social de la población. Estado keynesiano. 
  • Modelo fordista: paradigma del mundo moderno. 

      El fordismo se define así a partir de: 1) economía centrada en la producción masiva de productos estandarizados; 2) la mano de obra es calificada: se necesita un trabajador semi-especializado en perjuicio del especializado y del no especializado; 3) consumo masivo en un mercado homogéneo que admite productos standarizados; 4) dependencia del keynesianismo: intervención estatal para manejar la demanda en la economía con el fin de asegurar su crecimiento [104].

       Los rasgos centrales del nuevo orden económico pueden ser sintetizados en los siguientes puntos: [105]

 

 

102. "... debemos tener presente que la posición de poder de los inversores privados incluye el poder de definir la realidad. En otras palabras, lo que consideren una carga intolerable será lo que consideren una carga intolerable que, de hecho, conducirá a la propensión decreciente de invertir" (Claus Offe: Contradicciones en el Estado de bienestar, Alianza, Madrid, 1990, p. 139.

103. Eugenio Tironi y Ricardo Lagos: "Actores sociales y ajuste estructural", en Revista de la CEPAL, Nº 44, Santiago de Chile, agosto de 1991.

104. Mike Savage; James Barlow; Peter Dickens y Tony Fielding: Property, Burocracy And Culture: Middle-Claus Formation in Contemporany Britian, Routledge, Londres y Nueva York, 1992.

105. Se toman como base los trabajos de Eugenio Tironi y Ricardo Lagos: op. cit.; Jorge Schvarzer: "América Latina frente al cambiante sistema internacional: Mutaciones, problemas y tendencias", XIX Congreso Latinoamericano de Sociología, Caracas, 1993; Piore y Sabel: op. cit.; Fred Block: Postindustrial Possibilities: A Peter Dickens y Tony Fielding: op. cit.

 
 

Pág 317 

    • Nueva tecnología basada en la microelectrónica. Revolución electrónica: el constante desarrollo de la tecnología y su incorporación a la producción modifica la lógica de la producción. Incorporada al sistema productivo, es la causa y efecto de una revolución mayor, la Tercera Revolución Industrial. 
    • Flexibilización laboral, flexibilización tecnológica y flexibilización de los procesos productivos. 
    • Procesos de concentración y centralización de: capitales, información y decisiones.  Fin de la homogeneización de la calificación de la fuerza de trabajo: frente a la demanda de trabajadores semi-especializados, este nuevo orden se caracteriza por la heterogeneidad de la capacitación de la mano de obra: no especializados, especializados con funciones creativas y de supervisión.  Ampliación de las posibilidades de adaptar tanto los procesos de producción como los bienes producidos a los requerimientos cambiantes de los consumidores individuales: por ende, se expande la capacidad de satisfacer demandas cada vez más sofisticadas; se produce para nichos, no para un mercado estandarizado; la enorme variación y ampliación de la oferta de productos determina la flexibilización de la oferta. 
    • Trasnacionalización de la economía: se pone en tela de juicio la visión tradicional del desarrollo de las empresas multinacionales que dominara en el período de posguerra. La competencia mundial no se da ya sólo entre empresas trasnacionales aisladas sino en una configuración de alianzas entre ellas en un marco de rivalidad exacerbada: interacción competitiva. Las empresas más innovadoras son las que imponen las condiciones. Las empresas líderes concentran la competencia, son los "conductores del sistema". 
    • La dinámica del sistema hace necesaria la cooperación y las alianzas: para enfrentar a otros “conductores” del sistema, por la envergadura de los recursos necesarios para afrontar la revolución tecnológica, minimizar riesgos; permite potenciar las ventajas comparativas, lograr monopolios de recursos tecnológicos, mercados o instalaciones, forma de escapar a los controles estatales, forma de eliminar a la competencia. 
    • La competencia ya no se da a nivel de las naciones y desde estructuras productivas nacionales homogéneas sino por la configuración de sistemas trasnacionalizados; pérdida de la importancia de los Estados-nación como unidad política. 
    • Desmantelamiento del Estado providencia, abandono de políticas keynesianas, abandono del objetivo de pleno empleo, disminución de la protección social, los servicios sociales son transferidos al mercado. Ahora el Estado interviene regulando la política financiera y fiscal.
    • Privatización del sector público. 
    • Desregulación del sector privado.
    • Orden social fracturado: coexisten procesos de globalización financiera, comercial, política, tecnológica- cultural y ambiental, con profundas y crecientes divisiones entre los países y los diferentes grupos sociales que los constituyen. 
    • Disminución de los niveles de consumo masivo. 
 
 

Pág 318

  • Extensión de subcontratación. 
  • Salario individualizado. 
  • Políticas de ajuste estructural.
  • Creciente heterogeneidad entre las diversas naciones que componen el Tercer Mundo. 
  • Rol cada vez más importante de los servicios. 
  • Profundización de la heterogeneidad social no sólo a nivel mundial sino dentro de las naciones más avanzadas.
  • Fin del fordismo y de la utopía moderna. 
  • Rechazo de la organización jerárquica. La organización extensa era necesaria en el fordismo para distribuir productos standarizados en un mercado masivo. 
  • Declinación de la organización burocrática, las firmas capitalistas disminuyen su organización jerárquica. 

      Estos rasgos del sistema productivo están redefiniendo la composición y las características de las clases sociales, las características de la demanda de mano de obra, la organización y localización de los obreros al ir desapareciendo la industria tradicional, y están cambiando las pautas salariales y las formas de negociarlas. La tendencia es hacía un proceso de reducción de los puestos de trabajo a la vez que un aumento de la calificación de los mismos. Las clases medias sufren procesos de heterogeneización, dispersión y pauperización de muchas de sus actividades clásicas, que se proletarizan. Los ricos son cada vez más ricos, los pobres cada vez más pobres y los del medio se dispersan.

      La recesión económica, el desempleo, la desindustrialización, el aumento de trabajadores informales, la reducción de salarios, la desaparición del trabajo asalariado de tiempo completo, la fragmentación social, la aparición e incremento de los sectores marginales, la precarización del empleo, la extensión de la pobreza y la aparición de nuevas formas de pobreza, la heterogeneización laboral, la proletarización de sectores de la clase media, la pauperización, el empobrecimiento y la informalidad, la precarización, son fenómenos que afectan a los distintos grupos sociales en esta época de ajuste estructural y cambios en la actividad productiva.

      En este nuevo contexto las democracias deberán demostrar su capacidad para sobrevivir, para adaptarse y dar respuesta a los nuevos desafíos económicos y sociales.

 

 

8  ¿El fin de un paradigma?

 

La democracia misma (...) está hoy soportando presiones evolutivas sin paralelos en las sociedades postindustriales. Estas presiones se han vuelto tan intensas que el poder explicativo de la noción misma de "democracia representativa" (...) es en la actualidad, seriamente cuestionado (...) La idea de democracia representativa (...) ya no parece capaz de describir con éxito los sistemas políticos de los sistemas de los países postindustriales y

 
 

Pág 319

 

de distinguir adecuadamente los democráticos de los no democráticos (...) el pluralismo democrático que va desde Schumpeter a,  entre otros, Lipset, Dahl, Plamenatz, Aron y Sartori (...) no es, en la actualidad, menos rudimentario o irrealista que la doctrina clásica de la democracia, a cuya falta de complejidad y realismo declararon originalmente oponerse. Nos vemos ante la necesidad de desarrollar otra teoría de la democracia, de una complejidad y realismo aún mayores que los que nos transmitió anteriormente la tradición occidental, tanto clásica como "neoclásica" [106].

 

       Estas consideraciones de Danilo Zolo tienen como base la afirmación de la gran complejidad sistémica a la que han llegado los sistemas sociales actuales requiere de otros paradigmas explicativos de los procesos institucionales y decisionales de las democracias modernas. Los supuestos de la democracia representativa -soberanía, racionalidad y autonomía moral del individuo- han demostrado su inadecuación a los tiempos postindustriales. Las teorías actuales de la democracia

 

omiten ofrecernos instrumentos conceptuales suficientemente complejos como para permitir una interpretación realista de la relación entre las instituciones democráticas y la creciente complejidad de las sociedades postindustriales (...) La teoría política occidental cada vez más incapaz de hacer frente a las masivas transformaciones que la "revolución de la información está provocando en los subsistemas primarios de la sociedad industrializada, estas transformaciones aceleran los procesos de especialización funcional aumentando la complejidad social [107].

 

      Su punto de partida es la idea de la complejidad, entendida ésta como una situación cognitiva en la cual se encuentran los agentes, ya sean individuos o grupos. Estos agentes se encuentran en situaciones de "complejidad social" que se manifiesta:  

  • En la variedad de lenguajes, entendimientos, técnicas y valores que se utilizan dentro de cada subsistema de las sociedades postindustriales caracterizadas por una gran división del trabajo y una alta diferenciación funcional. 
  • En las múltiples interdependencias entre los diversos subsistemas. 
  • En la movilidad social ante los múltiples espacios sociales regulados por criterios contingentes y flexibles que conduce a una marcada aceleración del cambio social. 
  • En la “despersonalización" y "abstracción” de las relaciones sociales como consecuencia de los procesos de diferenciación y especialización. 

 

106. Danilo Zolo: Democracia y complejidad, Nueva Visión, Buenos Aires, 1994, pp. 9-11.

107. Danilo Zolo: op. cit., p. 79.
 
 

Pág 320

 

      En consecuencia, la incertidumbre y la complejidad creciente del medio ambiente, que se manifiesta en el desarrollo de tecnologías avanzadas, en las características del sistema productivo, en la especialización funcional de todos los subsistemas sociales -que no sólo se traducen en un aumento de la complejidad sino también en un aumento vertiginoso de la velocidad con la que los cambios se producen- significan que el proceso democrático de toma de decisiones está adquiriendo características nuevas de las que la teoría de la democracia debe dar cuenta.

      Lo expuesto demuestra que, a pesar de la caída de los regímenes comunistas y el triunfo indiscutido de la democracia como única forma de gobierno legítima en las sociedades modernas actuales, la democracia está lejos de ser un régimen definido y de características indiscutibles sino que, por el contrario, nuevos debates, nuevos cambios, nuevos problemas son desafíos que debe encarar la teoría democrática para adaptarse a las nuevas sociedades del siglo XXI.